"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

viernes, 19 de julio de 2013

Quiero Alabarte, Mi Señor

Quiero alabarte. Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas. Quiero alegrarme y regocijarme en ti, y cantar salmos a tu nombre, oh Altísimo. Salmo 9:1-2
El espíritu de alabanza es una de las actitudes que más beneficios nos aporta. Cuando reconocemos todos los favores que Dios nos concede, nos llenamos de una fuerza interior y experimentamos gozo, ánimo y gratitud. Al hacerlo no habrá mayor alegría que expresar esa maravillosa certeza, manifestada en armoniosas notas musicales o en dulces versos llenos de fervor; o quizá en alguna otra manera que exprese cuánto agradecemos al Señor por todo lo que él nos prodiga.
¿Habrá alguna manera de fomentar o de generar un espíritu de alabanza? ¡Por supuesto que sí! La alabanza es más que dar las gracias. Es un reconocimiento de la grandeza y la magnificencia de Dios. Consiste en reconocerlo como soberano en nuestra vida. Alabar equivale a rendir nuestra voluntad ante su grandeza incomparable, inmutable y eterna. Es decir, una vez que reconocemos nuestra indignidad, podemos decir como el salmista: «¿Qué es el hombre, para que en él pienses? ¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta?» (Sal. 8: 4). La verdadera alabanza surge cuando nos damos cuenta de que Dios envió a su hijo para ser nuestro Salvador personal, ofreciéndose a llevar nuestra carga de pecado.
Cuando alabamos, nos unimos al gran coro angelical, y a toda la creación, para ofrecer un concierto sublime que conmueve al universo y a la vez nos vivifica. Como bien dijo el predicador británico George Campbell Morgan: «Alabar a Dios es la verdadera y más alta función del lenguaje humano». Hoy es un buen día para hacer evidente nuestra alabanza a Dios por todos los bienes recibidos de su mano.
• Alaba a Dios por lo que eres. Somos hijas de Dios; a pesar de lo que hayamos hecho, Dios no tomará en cuenta nuestra maldad (1 Juan 3: 1).
• Alaba a Dios por lo que tienes. Todas nuestras posesiones vienen de su mano generosa (Sal. 2: 8). Somos mayordomos de Dios, como lo fue Adán en su momento.
• Alaba a Dios por lo que significas para él. Eres su hija amada (Juan 1: 12), alguien que goza del amor y del aprecio de Dios.

Tomado de: Meditaciones Matinales para Damas 2013
“Aliento para cada día”
Por: Erna Alvarado


No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿