"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

domingo, 14 de julio de 2013

Matutina Para la Mujer

DISFRUTEMOS DE NUESTRO TRABAJO



Cuídense de no echar a perder el fruto de vuestro trabajo; procuren más bien recibir la recompensa completa. Todo el que se descarría y no permanece en la enseñanza de Cristo, no tiene a Dios; el que permanece en la enseñanza sí tiene al Padre y al Hijo. 
 2 Juan 8-9

Es muy poca la gente para quien su rutina diaria consiste en trabajar poco y descansar mucho. La mayoría de la gente trabaja mucho y descansa poco. Los que trabajan únicamente por un salario desaprovechan la oportunidad de gozar y disfrutar de lo que hacen. Sus jornadas de trabajo se vuelven interminables y tediosas, y por consiguiente, su productividad desciende y finalmente, quiérase o no, surgen sentimientos de frustración y fracaso.
Dios asignó el trabajo a los seres humanos como una fuente de bienestar y realización personal. Cuando el Señor puso a Adán en el huerto del Edén, le encargó cuidar y cultivar, no solo el hermoso huerto, sino también sus propias capacidades, dones y habilidades personales. Es únicamente así como los seres humanos podemos llegar a ser personas realizadas y, por ende, felices.
El trabajo es una bendición, pues además de proveernos el sustento diario, es el único medio para descubrir y pulir nuestras capacidades. Da vigor al cuerpo y nos ayuda a desarrollar cualidades como la dedicación, la constancia y la laboriosidad.
Querida hermana, por último, te puedo decir que el trabajo nos infunde vida y nos aleja de la ociosidad. Esta última puede hacerse adictiva e incluso paralizar el desarrollo personal. La consigna de Dios para todo trabajador abnegado es: «Todo lo que te venga a la mano, hazlo con todo empeño; porque en el sepulcro, adonde te diriges, no hay trabajo ni planes ni conocimiento ni sabiduría» (Ecle. 9: 10).
Amiga, si hoy, al despertar, reconoces tener sentimientos adversos respecto al trabajo que te espera, llénate de energía divina, piensa positivamente. No cuentes tus jornadas en horas, cuéntalas en logros obtenidos, objetivos alcanzados, satisfacciones experimentadas, cansancio saludable y, sobre todo, el reconocimiento de Dios, que llegará a ti en las siguientes palabras: «¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! Has sido fiel en lo poco; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!» (Mat. 25: 23).
¡Atrévete a ver tu trabajo no como una carga, sino como una fuente inagotable ele crecimiento personal!

Tomado de: Meditaciones Matinales para Damas 2013
“Aliento para cada día”
Por: Erna Alvarado

No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

Gracias por tu linda visita ♡

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿