"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

miércoles, 24 de diciembre de 2014

Triunfo sobre la muerte


“Destruirá a la muerte para siempre; y enjugará Jehová el Señor toda lágrima de todos los rostros”. Isaías 25:8.

Fue a mediados de agosto. A nuestra hija Silvia, joven todavía, le diagnosticaron un cáncer de páncreas terminal que comprometía también el hígado. La expectativa de vida era de un mes. La noticia nos impactó como un rayo en un cielo despejado. Como familia nos unimos en fervientes oraciones y ayunos. Silvia fue ungida. Centenares de familiares, amigos y hermanos nos acompañaron con sus oraciones, mensajes y llamadas telefónicas. Todos esperábamos un milagro, y el milagro se produjo. Silvia experimentó un milagroso mejoramiento que duró tres meses, en los cuales llevó una vida casi normal, aparentemente con buena salud, sin dolores ni las molestias propias de la quimioterapia que estaba recibiendo, lo que nos hizo pensar que estaba sanando.

Tristemente no fue así. Después de esos tres meses su salud decayó. Sin embargo, su espíritu se mantenía animado y había depositado toda su confianza en Dios. Estaba preparada para encontrarse con él. Nuestro ruego era que no tuviese dolores, y el Señor respondió ese pedido.

El 24 de diciembre, cuando comenzaba la Nochebuena, cerró sus ojos en paz y sin dolores. Así se apagó una vida dedicada al servicio en favor de los demás, tanto en las aulas como en la iglesia. Fue una cristiana consagrada, obrera eficiente, alegre aun en las circunstancias más adversas.

¿Por qué Dios no le preservó la vida? No podemos entenderlo, pero confiamos en que Dios no se equivoca. Estamos seguros de que cuando Cristo vuelva, podremos abrazarla nuevamente. Nos serán revelados todos los misterios y comprenderemos los designios divinos.

Elena G. de White escribió: “Todo lo que nos dejó perplejos en las providencias de Dios quedará aclarado en el mundo venidero. Las cosas difíciles de entender hallarán entonces su explicación. […]

Sabremos que el amor infinito ordenó los incidentes que nos parecieron más penosos. A medida que comprendamos el tierno cuidado de Aquel que hace que todas las cosas obren conjuntamente para nuestro bien, nos regocijaremos con gozo inefable y rebosante de gloria” (El hogar cristiano, cap. 86, p. 516).

Adela Bellido de Treiyer, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER

martes, 16 de diciembre de 2014

¡CONQUISTA CORAZONES!

El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios. Prov. 16:23
 Tengo en mis manos un libro titulado Siete secretos para una comunicación persuasiva. Habla de técnicas, de psicología, de los principios que llevan a las personas a tomar decisiones, pero no menciona en ninguna parte lo que el texto bíblico de hoy enseña. El mencionado libro fue publicado en varias lenguas y es comprado y leído por todas las personas interesadas en el campo de las comunicaciones,
El principio bíblico de una comunicación persuasiva es diferente. No consiste en lo que tú hablas, ni con quién hablas, sino que se trata de lo que tú eres. El fundamento de la comunicación poderosa está en el corazón.
“El corazón del sabio hace prudente su boca”, dice el texto. Es lo que tú eres lo que da fuerza a lo que tú dices. Las personas generalmente hacen lo que ven. Escuchan tus palabras, pero siguen tus pisadas. Pueden, por algún motivo, dudar de lo que tú dicçs, pero creerán en la coherencia de tu vida.
Todos los días, en todos los lugares, por voluntad propia o no, estamos vendiendo nuestra imagen. Si las personas compran tu producto, tú te sentirás realizado y feliz. De otro modo, la frustración llenará tu vida de amargura.
Ese tipo de venta es comunicación. Tú eres un comunicador. Estás vivo, estás comunicando, y necesitas ser persuasivo çn lo que haces. Solo que la persuasión no es un asunto de técnica, ni tiene çlichés aprendidos. No tiene nada que ver con gestos o sonrisas prefabricadas. Todo eso es artificial, y tarde o temprano, las personas se dan cuenta.
La persuasión tiene que ver con el corazón y la vida. Tú te encuentras con Jesús. El te transforma, y a partir de ese momento, tú comienzas a vivir con sabiduría. Tu corazón es un manantial de sentimientos nobles, altruistas y genuinos. No es nada pensado. Nada fabricado. Ni estudiado, ni aprendido. Tú simplemente eres lo que Jesús hizo de ti, y eso es un cuadro maravilloso que deslumbra a mucha gente. Tú no te das cuenta. Los otros, sí.
Haz de este día un día de entrega a Jesús. Entrégale el corazón para ser transformado. Llora a sus pies. Cuéntale tus luchas y confía en él, porque “El corazón del sabio hace prudente su boca, y añade gracia a sus labios”.

Alejandro Bullón



lunes, 15 de diciembre de 2014

Una muralla de amor

“Edificamos, pues, el muro, y toda la muralla fue terminada hasta la mitad de su altura, porque el pueblo tuvo ánimo para trabajar”. Nehemías 4:6.

Dios nos ha encomendado la tarea más delicada en esta tierra: ser madres, protectoras, maestras y guías de nuestros hijos. No es fácil construir vidas si la nuestra propia está a medio terminar. Por eso, día a día, debemos no solo ayudar a nuestros hijos a construir la suya, sino terminar de construir la nuestra.

Como madres, podemos ser una influencia poderosa para nuestros hijos si nuestra relación con Dios diseña esa influencia. Tal vez no estemos siendo la influencia que el Señor quiere que seamos, o estemos desanimando a nuestros hijos con un carácter áspero e impaciente, o los tratemos con ira u hostilidad, o no nos hacemos el tiempo suficiente para sentarnos a escucharlos y dialogar con ellos.

Quizá la vorágine de la vida nos supere, el tiempo nos gane, las preocupaciones nos superen y el estrés nos agote física, mental, emocional y espiritualmente. Nos damos cuenta de que estamos perdiendo la batalla; nos sentimos débiles y sin fuerzas para continuar, pero ahí está el Señor que nos hace crecer y enfrentar el desafío, y nos recompensa con bendiciones.

El secreto del éxito está en la Palabra de Dios. Todo lo que necesitamos es dejarnos guiar por el Señor. Nuestro corazón reboza de amor cuando contemplamos a nuestros hijos crecer sanos y felices. Sufrimos cuando vemos que se desmotivan o desorientan… y la causa, muchas veces, somos sus propios padres. El desafío consiste en crear un ambiente donde nuestras criaturas se sientan amadas, respetadas, valoradas y, que por encima de las influencias que el mundo les ofrece, sientan que nuestro amor los conduce a una vida mejor.

Nuestros hijos deberían ser las primeras estrellas de nuestra corona. Ellos deben ver en nosotros un referente que los conduzca a Dios. Han nacido para brillar y dar luz, pero cuando son niños o jóvenes no tienen luz propia, reflejan la del hogar. Y aquí la madre juega un papel esencial.

Amiga, construyamos un hogar cuyas murallas de amor protejan a nuestros hijos de los ataques del exterior. Así el enemigo no tendrá cómo vencerlos.

María del Pilar Calle de Hengen, Uruguay

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER


martes, 9 de diciembre de 2014

Felices los tristes

“Dichosos los que están tristes, pues Dios les dará consuelo”. Mateo 5:4, DHH.

La segunda de las bienaventuranzas que pronunció Jesús en el Sermón del Monte dice que los que están tristes son dichosos. ¿Qué? ¿Qué dicha puede haber en la tristeza? Ricardo era joven y muy bien parecido. Quería beber cada día hasta la última gota de una vida libre de preocupaciones y compromisos con Dios, la familia, el trabajo y los estudios. “La juventud se vive una vez –decía–. ¡Así que nada de ataduras!”

A los veinte años empezó a sentir dolores que iban y venían, pero él estaba joven y quería divertirse. Después de una larga peregrinación por médicos y hospitales, terminó inmóvil. Su enfermedad degenerativa, contra la que la ciencia nada pudo hacer, lo obligó a reflexionar en la vida, en la muerte y en Dios.

“El dolor purifica como el fuego”, escribió el poeta, y fue eso lo que ocurrió en la vida de Ricardo. Hablé con él muchas veces. Su mente estaba lúcida aunque le costaba expresarse porque la enfermedad había llegado a su fase terminal, pero más de una vez me dijo que le daba gracias a Dios por su dolor, porque de otra manera no hubiera pensado siquiera en él. “Aunque esta vida sea corta, la de allá será eterna. ¿No saldré ganando?” me dijo.

Ricardo ya descansa en la paz de la tumba, pero la eternidad, sin enfermedad, sin muerte y con felicidad plena rubricará las palabras del Señor: “Dichosos los que están tristes”.

¡Cuánto aprendemos también nosotras en la escuela del dolor! El dolor “duele”, es verdad, pero las pruebas de la vida son las herramientas que Dios usa para eliminar de nuestro carácter todo defecto y debilidad. El Artista divino está modelándonos con el cincel del dolor a fin de que nuestro carácter quede en condiciones de permitirnos la entrada a la patria celestial.

Amiga, mientras vivamos en este mundo, el dolor nos templará y nos hará aptas para comprender y amar a quienes sufren. San Pablo lo dijo así: “Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en toda nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación” (2 Cor. 1:3, 4). Sí, felices los tristes, porque su tristeza se volverá en gozo.

Esther Iuorno de Fayard, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER


miércoles, 3 de diciembre de 2014

El regalo que cambió mi vida


“No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad. Como tú me enviaste al mundo así yo los he enviado […]”. Juan 17:16-18.


Mi abuela paterna nos dejó un valioso legado: la santa Biblia.

Mi padre nos dijo que ese era el legado más precioso que ella podría habernos confiado. ¡Qué pena no haberlo sabido valorar a su debido tiempo!

Lo recibimos allá por 1940. Mi abuela la leía desde siempre, pero al partir nos dejó su Biblia para que en ese libro sagrado encontráramos al Señor que ella tanto amaba. ¡Cuántas bendiciones nos hemos perdido por no habernos abocado a escudriñar la Palabra de Dios diariamente! En 1965, papá dijo a modo de testimonio: “Quien tome este libro en sus manos estará tomado de la mano de Dios, solo debe dejarse conducir”.

Con el tiempo, por medio de una pareja de colportores conocimos la Iglesia Adventista e hicimos los estudios bíblicos. Fuimos bautizados todos juntos, como familia, en la Navidad de 1965, año en que papá dio testimonio del regalo que nos había dejado la abuela. Conociendo a Jesús y viviendo esta nueva vida nos sentíamos muy felices de pertenecer a la gran familia de Dios.

A mí y a mis hermanos nos educaron con valores elevados, los que se fueron fortaleciendo aun más, porque estaban cimentados en la verdad de Dios, su Palabra. Han pasado los años, y sigo aferrada al legado de mi abuela.

Doy gracias a Dios porque su Palabra es veraz y consuela, es luz y nos guía, es poder y nos fortalece. Sin ella caminamos a la deriva y nuestra vida se hace insegura y tormentosa. Jesús, la columna central de la Biblia, es todo para mí.

En los días difíciles y perplejos, su gracia me cubrió y me permitió conocer más de cerca el poder de la oración. Con la Palabra de Dios en mis manos aprendí a aceptar su voluntad divina porque es perfecta y me muestra el fin desde el principio. La palabra de Dios es mi Bethel personal.

Amiga, anhelo el día de reencontrarme con mi abuela para decirle que su legado dio frutos para salvación. Que el Señor nos utilice para fortalecernos unas a otras, podamos continuar con su obra y un día no muy lejano disfrutar con nuestros amados la eternidad junto a nuestro Redentor y Salvador Jesús.

Lidia Inforosi, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER


Diente de león – Infusiones y propiedades


El diente de león, conocido también como amargón, es una planta vivaz, perenne,  muy popular y reconocible.
Sus hojas profundamente angulares forman una roseta basal en la primavera y cabezas florales que nacen de pecíolos alargados. Todas las hojas y tallos huecos de las flores crecen directamente del rizoma.
Las flores, al terminar la floración, se transforman de amarillas en esas características esferas blancas formadas por un conjunto de pelos muy volátiles. Al cortar la raíz, de las hojas brota un líquido lechoso rico en caucho.

Propiedades curativas del diente de león

El diente  de león tiene propiedades tonificantes, diuréticos, y colagogos. Eficaz aperitivo y purificador de la sangre. Tomado en ensalada o  en cocimiento, es excelente para las personas que han perdido el apetito. Asimismo, y sobre todo en primavera, es aconsejable tomarlo en abundancia en las curas que se realizan en, esta época del año, con el fin de depurar el organismo.
La raíz de diente de león es buena para toda clase de problemas del hígado, incluyendo hepatitis, cirrosis, ictericia e intoxicación en general, así como para deshacerse de los cálculos biliares.
En la primavera, las hojas y las raíces del diente de león producen manitol, una sustancia usada en Europa para el tratamiento de la hipertensión y de los corazones débiles.  Por ello, las infusiones con las hojas de diente de león son muy efectivas para combatir la presión arterial alta, pero es importante que sean recolectados en esta estación del año.
La aplicación de la savia lechosa de diente de león, de forma externa, ayuda a retirar verrugas y eliminar manchas de la piel  principalmente las  que aparece en la vejez.

Infusiones y remedios naturales con diente de león

Infusión con diente de león para la hipertensión Hervir 1 litro de agua, bajar el fuego y agregar 2 cucharadas de raíces frescas, lavadas y picadas. Dejar cocer a fuego lento por 1 minuto, con el recipiente tapado, luego retirar del fuego y agregar 2 cucharadas de hojas recién picadas. Dejar reposar por 40 minutos. Colar y tomar 2 tazas al día.
Infusión con diente de león para el hígado Hervir  1 litro de agua, bajar el fuego y agregar unas 20 cucharadas de hojas, tallos y raíces frescas de diente de león picadas. Dejar cocer a fuego lento por tanto tiempo como sea necesario hasta que el líquido se reduzca a sólo medio  litro), luego colar. Tomar 3 cucharadas 6 veces al día.
Remedio depurativo con diente de león Hervir 60 g de hojas y raíces de diente de león en 1 litro de agua. Tomar un vaso antes de las comidas.
Remedio con diente de león para recuperar el apetito Hervir, durante diez minutos, una porción de raíces trituradas y de hojas desmenuzadas en un litro de agua. Dejar en maceración hasta que se enfríe. Tres tazas al día antes de las comidas.
Remedio con diente de león para la verrugas Extraer la  savia lechosa del diente de león, empapar una bolita de algodón y frotar, con ella, una verruga.  Repetir la acción varias veces al día durante un mes.
Remedio con diente de león para las manchas  de la vejez Extraer la savia lechosa de  diente de león, empapar una bolita de algodón y frotar sobre las manchas de la vez varias veces al día.


lunes, 24 de noviembre de 2014

Vive en el Presente

La vida es una de las cosas mas lindas que nos pudo haber dado Dios, tener vida es tener oportunidad, siempre que vivamos mantendremos viva también la esperanza de poder cambiar las cosas, de ser mejores y de enmendar errores cometidos.
Vivir a destiempo nos limita el presente, es decir nos impide disfrutar de lo que tenemos por desear cosas del pasado o del futuro. La mayoría de las veces estamos tan aferrados al pasado que solo nos mantenemos vivos del recuerdo, añoramos eso que un día fue y por alguna razón terminó, o por otro lado deseamos que el tiempo pase rápido para conseguir eso que deseamos a futuro.
La mayoría del tiempo lo pasamos pensando ya sea en algo que perdimos o deseamos, pero nos olvidamos de vivir en el hoy, en lo que tenemos presente, lo que ya es nuestro, y perdemos la oportunidad de disfrutarlo, y es que no nos damos cuenta que de lo que tenemos hoy oportunidad de disfrutar, mañana será pasado y habrá quedado solo en el recuerdo.
La vida es esa parte que se nos pasa mientras pensamos en el pasado o en el futuro, eso que hoy tenemos y olvidamos aprovechar un día será pasado y tal vez querremos devolver el tiempo para aprovecharlo, imagina que tienes un hijo, pero estas deseando que seagrande y sea un profesional o una persona exitosa, piensas tanto en lo que será de grande, pero olvidas disfrutar cada palabra que aprende a decir, cada año que cursa en la escuela, como crece cada día y se va convirtiendo en alguien de bien, ahora imagina que ya lo tienes y estas recordando como era cuando no lo tenias, ¿no es eso una perdida de tiempo? algo muy similar sucede con nuestra vida cuando nos olvidamos de vivir en el presente.
Todos alguna vez perdimos algo, todos la mayor parte del tiempo estamos deseando algo, pero muy pocos son los que olvidan todo y viven el presente, tuvimos todo y lo perdimos, tenemos, pero queremos mas, pero ¿que pasa con lo que hay ahora?, el presente es el mejor de los tiempos para disfrutar lo que Dios nos da, ese es un reto, disfrutar hoy lo que tienes hoy, agradecer por el presente sin lamentarte del pasado ni preocuparte por el futuro.
Dios conoce tu pasado, tu presente y tu futuro, esta contigo y te ama en todo tiempo, ¿Que puede atormentarte del pasado, si ya todo te lo ha perdonado? ¿Que puede preocuparte del futuro, si tu vida esta en sus manos? solo el presente es valido para agradecer, disfrutar y aprovechar al máximo la vida que Dios te da.  Solo los que no conocen a Dios se preocupan por eso. Ustedes tienen como Padre a Dios que está en el cielo y Él sabe lo que ustedes necesitan. Mateo 6:32 (Traducción en Lenguaje Actual)

No dejes escapar ni un solo momento,  siempre habrá problemas, todos los tenemos, siempre habrá algo que queremos porque todos tenemos sueños y proyectos por cumplir, pero sabes, no todos tenemos la oportunidad de disfrutar y agradecer, hay gente que soñó ayer y no vivió hoy para cumplir su sueño, hay personas que se van de este mundo sin haberse perdonado su pasado, pero habemos quienes hoy tenemos la oportunidad de disfrutar la vida. 




La mujer cananea

Él le respondió: “No está bien quitarles el pan a los hijos y echárselo a los perros”. “Sí, Señor; pero hasta los perros comen las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Mateo 15:26, 27.

Historia extraña. Cristo, el amante Salvador de la humanidad, le dice –sin demasiadas ceremonias– a una pobre, pagana y desesperada mujer que ella (y su raza) son unos perros. Tenemos un problema.

Hasta este momento en su ministerio, Cristo ya había entrado en contacto con gentiles, a quienes había bendecido. El caso más claro es el del centurión romano. La diferencia está en que ese gentil estaba en territorio de Israel.

Cuando los discípulos salieron en su gira misionera, quedaron –por expresa orden del Maestro– en las ciudades del territorio judío. El universo de los gentiles era un espacio no visitado. En la mente de los discípulos, ese no-contacto con los otros, era natural, básico, lógico.

Cristo sale del territorio de Israel. Era el momento de demostrar a los discípulos que el evangelio es para todo el mundo, no solo para los que se sienten escogidos por su linaje.

Jesús y los discípulos están en el norte de Israel; en la región de Tiro y Sidón. En un espacio pagano. Entre este pueblo idólatra, surge una mujer gritando por misericordia. ¿Cómo reconoció a Jesús? ¿Cómo se enteró de que aquel maestro itinerante era el Hijo de Dios y el todopoderoso Señor del universo? La Biblia no dice nada al respecto, Pero los gritos fueron escuchados. También por los discípulos, que se ofendieron con la situación.

La anónima mujer recibe un trato tan grosero como el que recibiría de cualquier judío, incluido cualquiera de sus discípulos. Cristo, sabiendo de la fe de la extranjera, aprovecha para enseñar una lección eterna a sus seguidores: la salvación es para todos.

La mujer llega cerca de Cristo. Ya no grita. Ahora implora. Los discípulos siguen inmutables, porque piensan que esa bendición no le corresponde; hasta que Cristo los sorprende, respondiéndo a la mujer como ella sabía que le iba a contestar: ¡Grande es tu fe!

DEVOCIÓN MATUTINA JÓVENES 2014

365 vidas

Por: Milton Bentancor


Dispuestas a testificar

“Pronto está mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto; cantaré, y trovaré salmos”. Salmo 57:7.

En uno de los largos viajes por el sur argentino, temprano en una mañana fui a un baño público mientras la encargada de la higiene estaba terminando de limpiar y ordenar. Le agradecí por su gentileza de brindarnos un baño tan agradable y perfumado en la mañana. Ella me miró sorprendida y me dijo que necesitaba hablar conmigo. Cuando accedí, me confesó: “Quería terminar la tarea y tirarme bajo uno de esos enormes camiones para morir ahora mismo. Mi hija padece de cáncer terminal y sufre tanto que no lo puedo soportar más. Tiene tres niños pequeños y no sé cómo cuidarlos”. La abracé largo rato y luego hice una oración por ella. Fui al vehículo y recogí todo el material que pude para regalárselo. ¿Qué otra cosa podía hacer? ¡Espero verla en el cielo! Entré a un restaurante, siendo ya muy tarde para preguntar si todavía podríamos comer algo.

Acabábamos de cruzar las montañas donde no había ningún negocio de comestibles. El pueblo era pequeño y aislado. Nevaba y lloviznaba. La recepcionista me recibió con amabilidad y vi que estaba leyendo la Biblia. Mientras busqué a mi esposo y en la cocina preparaban algo para comer, le pregunté cómo hacía para comprender lo que leía.

Me contó: “Alguna vez pasó por este lugar un colportor chileno y me regaló la Biblia. La leí y releímuchas veces; ahora busco en la concordancia algún tema y lo investigo”. No sabíamos si volveríamos pero dejamos todo lo que pudimos para ayudarla y le enseñamos una forma sencilla de estudiar la Biblia. ¡Cómo me gustaría volver a verla!

Esas historias quedaron sin final, al menos para mí. Dios, que conoce el fin desde el principio, les dará un final según su amor y misericordia.

Amiga, no hay dificultad que el amor no pueda conquistar, ni enfermedad que el amor no pueda curar. No hay puerta que no se abra con amor, ni brecha que con amor no se pueda cerrar, ni muro que con amor no se pueda derribar, ni pecado que con amor no se logre redimir. No importa cuán profundo sea el problema ni cuán desesperado sea el futuro, ni la monstruosidad del error cometido, el verdadero amor finalmente lo resolverá. Quiero tener ese amor.

Mónica Emhart de Wasiuk, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER


viernes, 14 de noviembre de 2014

La Fidelidad de sus Promesas

“Las misericordias de Jehová cantaré perpetuamente; de generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca”. Salmo 89:1.

Hacía poco tiempo que asistía a la iglesia cuando me pidieron que tuviera a mi cargo un grupo de adolescentes. Además de la clase semanal de Biblia, debía acompañarlos en diversas actividades dentro y fuera de la iglesia durante todo el año. No me sentía a la altura de la tarea, pero nadie más podía hacerse cargo de esa clase.

Recordando que los pedidos de Dios son habilitaciones, decidí aceptar. Oré al Señor diciéndole: “Tú sabes que no puedo hacer esto. Tengo cuatro hijos, dos aún son pequeños y padezco de muchas limitaciones. Hace mucho que no enseño a adolescentes y la responsabilidad es muy grande, pero pongo mis carencias en tus manos, súplelas con tu perfección y bendice mi trabajo”.

Con empeño, mucha oración y algo de temor avancé semana tras semana, haciendo lo que podía y entregando los resultados al Señor. Los recursos económicos eran escasos y el grupo muy heterogéneo, pero cuando algún problema parecía no tener solución, el Señor lo resolvía.

Hubo un himno cuyo mensaje me permitió avanzar con confianza: “Grande, Señor, es tu misericordia” (N° 55 del Himnario Adventista). El coro decía:

“Tú eres fiel, Señor, eternamente fiel;

cada mañana renuevas tu amor.

Nada me falta, pues todo provees,

¡grande, Señor, es tu fidelidad!”

Este canto impresionó mi corazón. No me decía nada que yo no supiera, pero me ayudaba a recordarlo constantemente, especialmente en los momentos más duros. Me animaba a no dudar, a conservar la vista puesta en lo alto, a no temer las dificultades. Aún hoy, cada vez que escucho este himno, recuerdo que con el Señor todo es posible.

Ese año fue inolvidable. Recuperé mi destreza docente y logramos muchas metas. Varios de esos jóvenes hoy son dirigentes.

Amiga, en nuestro mundo actual debemos enfrentar situaciones para las que no estamos preparadas, pero no es necesario que nos angustiemos. El mismo Pastor amoroso que provee agua, alimento y aprisco a sus débiles ovejas, también es fiel para abrir el camino, sostener nuestros brazos y habilitarnos para la tarea.

María Susana Mistretta de Golubizky, Argentina

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER

lunes, 3 de noviembre de 2014

Misterios de la resurrección


Yo sé que mi Redentor vive, y al fin se levantará sobre el polvo; y después de deshecha esta mi piel, en mi carne he de ver a
Dios; al cual veré por mí mismo, y mis ojos lo verán, y no otro, aunque mi corazón desfallece dentro de mí. Job 19:25-27.

Nuestra identidad personal quedará conservada en la resurrección, aunque no sean las mismas partículas de materia ni la misma sustancia material que fue a la tumba. Las maravillosas obras de Dios son un misterio para el hombre. El espíritu, el carácter del
hombre, vuelve a Dios, para ser preservado allí. En la resurrección cada hombre tendrá su propio carácter. A su debido tiempo, Dios llamará a los muertos dándoles de nuevo el aliento de vida y ordenando a los huesos secos que vivan. Saldrá la misma forma, pero estará liberada de enfermedades y de todo defecto. Vive otra vez con los mismos rasgos individuales, de modo que el amigo reconocerá al amigo. No hay una ley de Dios en la naturaleza que muestre que Dios devolverá las mismas idénticas partículas de materia que componían el cuerpo antes de la muerte. Dios dará a los justos muertos un cuerpo que será del agrado de él.
Pablo ilustra este tema con la semilla de cereal que se siembra en el campo. La semilla plantada se destruye, pero surge una nueva semilla. La sustancia natural del grano que se destruye nunca surge como antes, pero Dios le da un cuerpo como a él le place.
Un material mucho mejor compondrá el cuerpo humano, pues es una nueva creación, un nuevo nacimiento. Se siembra un cuerpo natural, se levanta un cuerpo espiritual.—Comentario Bíblico Adventista 6:1092, 1093. [311]
[El creyente] puede morir, como Cristo murió, pero la vida del Salvador está en él. Su vida está escondida con Cristo en Dios.
“Yo he venido para que tengan vida” dijo Jesús, “y para que la tengan en abundancia”. Juan 10:10. Él desarrolla el gran proceso mediante el cual los creyentes son hechos uno con él en la vida presente, para que sean uno con él a través de la eternidad…
En el día final los resucitará como partes de sí mismo… Cristo llegó a ser uno con nosotros a fin de que nosotros lleguemos a ser uno con él en divinidad.

—The Review and Herald, 18 de junio de 1901.
309

martes, 28 de octubre de 2014

Descubre los mejores 14 alimentos que protegen contra el desarrollo del cáncer y cuáles son riesgo para desarrollarlo.


Se ha demostrado científicamente que: lo que comemos nos puede causar cáncer. Los mejores investigadores estadounidenses sobre el cáncer, han determinado los alimentos con los que tenemos que tener cuidado, y qué alimentos son eficaces en la prevención de la enfermedad. Se ha demostrado la relación entre la dieta y el cáncer en muchos estudios realizados en las últimas décadas. Pero, ¿cuál es exactamente la relación? ¿Qué alimentos o componentes de alimentos pueden ayudar a prevenir el cáncer de colon, cáncer de mama o cáncer de estómago? Estas preguntas y más son examinados en los últimos años por los principales expertos en el campo de la investigación sobre el cáncer en todo el mundo. En este artículo encontrarás que los alimentos y nutrientes claves fueron probados que aumentan o disminuyen el riesgo de cáncer.

Los alimentos que protegen contra el desarrollo del cáncer

1. Fibra que contienen los alimentos
Tales como verduras, frutas, granos enteros, legumbres (como frijoles, garbanzos, guisantes y lentejas) y hierbas. Estos alimentos previenen el cáncer de colon y cáncer rectal. Hay dos tipos de fibra - solubles e insolubles. La fibra insoluble ayuda a reducir el tiempo de tránsito de los alimentos por el aparato digestivo, y reducir su exposición a factores tóxicos y cancerígenos. Las fibras solubles son fermentados por las bacterias en el colon y se convierten en ácidos grasos de cadena corta, que tiene un efecto positivo sobre las células del colon.

2. Frutas y hortalizas
Al parecer, previenen el cáncer de la boca, faringe, laringe, esófago y estómago (las frutas, probablemente, también protegen contra el cáncer de pulmón). Las frutas y verduras contienen muchos componentes que ayudan a prevenir el cáncer:

- Contienen importantes antioxidantes, como la vitamina C y beta-caroteno, que ayudan a combatir los radicales libres que causan daños en el ADN de la célula. Esto puede conducir a la transformación cancerosa - el proceso por el cual las células normales se convierte en una célula cancerosa.
-  Contienen fitoquímicos que retrasan procesos cancerosos, ayudando a mantener la función normal del sistema inmune. También pueden reparar el daño causado en el ADN de las células.
- Son ricos en fibras dietéticas, soluble e insoluble.
-  Son relativamente bajos en calorías, por lo que ayudan a mantener un peso corporal saludable - un factor que por sí mismo se encontró que tenía una gran importancia en la prevención del cáncer.


3. Las verduras y frutas que contienen beta-caroteno
Tales como las zanahorias, la calabaza, las batatas, mangos, nísperos, melocotones, albaricoques, melón cantaloupe y mucho más. Estos aparentemente previenen el cáncer de esófago. El beta-caroteno es un pigmento natural que se encuentra en los alimentos. Desempeña un papel importante en la comunicación entre las células que pueden ayudar a prevenir el cáncer, así como antioxidante significativa. Además, este componente se denomina pro-vitamina A, ya que es convertido por el cuerpo en vitamina A, que es importante para la función normal del sistema inmune y el funcionamiento de enzimas que trabajan para retrasar el cáncer.

4. Verduras de la familia de la Col
Tales como el brócoli, la col, la coliflor, las coles de Bruselas, nabos, rábanos, hojas de mostaza y rúcula. Estos aparentemente previenen varios tipos de cáncer y contienen componentes anticancerosos que eliminan los contaminantes y carcinógenos y por lo tanto protegen eficazmente contra muchos tipos de cáncer.

5. Verduras de la familia de la cebolla
Tales como cebolla, cebolletas, cebollinos, cebolletas y puerros. Estos aparentemente previenen el cáncer de estómago y cáncer de pulmón. Las verduras de esta familia contienen compuestos de azufre (que les dan el olor único), que fomentan la creación de enzimas protectoras que neutralizan los agentes carcinógenos y por lo tanto protegen contra el cáncer de estómago. También contienen quercetina, especialmente de protección contra el cáncer de pulmón.

6. Ajo
Al parecer, previene el cáncer de colon y cáncer rectal. El ajo contiene un compuesto de azufre único llamado alicina. Este compuesto protege las células del colon a partir de los efectos tóxicos de los productos químicos que causan el cáncer, e incluso trabaja para detener el crecimiento de las células cancerosas que ya han comenzado a desarrollarse. Además, se encontró que el ajo trabaja para reducir la inflamación en el cuerpo que está relacionado con el desarrollo de los procesos cancerosos.


7. Verduras y frutas ricas en licopeno
Tales como el tomate (pasta de tomate también), sandía, melón cantaloupe, guayaba, pomelo rosa y naranja de sangre. Al parecer, previenen el cáncer de próstata. El licopeno se considera que tiene capacidades antioxidantes de gran alcance. También inhibe la proliferación de células cancerosas, mejora el sistema inmunológico, y como el ajo, reduce los procesos inflamatorios en el cuerpo.

8. Verduras y frutas ricas en vitamina C
Tal como pimientos, repollo, coliflor, coles de Bruselas, las hojas de mostaza, brócoli, espinacas, tomates, cítricos, kiwi, guayaba y fresa. Al parecer, previenen el cáncer de esófago. La vitamina C, también llamada ácido ascórbico, es un antioxidante soluble en agua que llena un papel importante en la neutralización de los radicales libres en la parte acuosa de nuestros tejidos del cuerpo. Las bayas son especialmente ricas en vitamina C.


9. Alimentos ricos en Selenio
Tales como nueces de Brasil, anacatdos, pistachos, semillas de calabaza, hinojo, ortiga, pepinos, ajo, champiñones, y algunos alimentos de origen animal, como yema de huevo, cangrejo, etc. Al parecer, previenen el cáncer de próstata. Una posible explicación se refiere a la implicación de selenio en la creación de una cierta enzima antioxidante creada en nuestro cuerpo de forma natural. Gracias a esta enzima hay una disminución en la actividad de los radicales libres que dañan el ADN de las células.

10. Alimentos que contienen ácido fólico
Tales como los cereales integrales, verduras de hoja verde (espinacas, perejil, eneldo, repollo, lechuga, brócoli) y remolacha. Al parecer, previenen el cáncer de páncreas. Se cree que el mecanismo del ácido fólico, que pertenece al grupo de las vitaminas B, retrasa genes causantes de cáncer. Además, el ácido fólico juega un papel importante en la producción de ADN, así como la prevención de cambios en las células que lo convierten de célula normal a una célula cancerosa.

11. Alimentos que contienen calcio
Tales como la col, el brócoli, almendras, semillas de sésamo y tahini, espinaca. Al parecer, previenen el cáncer de colon y cáncer rectal. El calcio y la vitamina D, son dos componentes que están relacionados entre sí estrechamente, ya que tanto ayudan a la división normal de las células, la actividad de retardo de las células cancerosas y acelera la destrucción de las células de cáncer de colon. Otra teoría para el calcio es que este mineral evita la irritación intestinal, que es probablemente una de las causas de estos tipos de cáncer. El calcio también ayuda en la regulación de la tasa de división celular en el intestino en personas con un mayor riesgo de perturbación de la tasa normal. Nota: Se ha encontrado que un alto consumo de calcio - 1.500 miligramos o más por día - se asocia con un mayor riesgo de cáncer de próstata en los hombres. Sin embargo, esta es una cantidad muy alta de calcio, casi improbable que ser consumido por la dieta. Si prefieres no consumir productos lácteos para el calcio, puedes leer este artículo Formas de conseguir calcio más allá de la leche. 

12. Legumbres
Como los frijoles, las lentejas, los guisantes y garbanzos. Según los estudios, parece que una mayor ingesta de leguminosas reduce riesgo de cáncer de diversos tipos, tales como estómago, colon - recto, próstata y cáncer de pulmón. Las legumbres contienen una variedad de componentes que promueven la salud, tales como fibra soluble en agua que tienen un efecto anti-cáncer. Además, se encontró que los componentes de la planta también se encuentran en las legumbres, como los frijoles rojos, guisantes, lentejas y la soja, que tienen efectos anticancerígenos.

13. Aceite de oliva
El alto consumo de aceite de oliva es el sello distintivo de la dieta mediterránea tradicional y se asocia con una menor incidencia de cáncer, incluyendo cáncer de colon y recto, en comparación con otros países occidentales.

14. Cúrcuma
Diversos estudios han demostrado que la cúrcuma y sus extractos inhiben los procesos de cáncer y el desarrollo de diversos tumores tales como cáncer de piel, estómago, duodeno, lengua, de colon, de mama y cáncer de próstata.
No sólo la nutrición:


Hay factores más comprobados que reducen o aumentan el riesgo de cáncer:

1. Ejercicio: hay pruebas convincentes de que el ejercicio reduce el riesgo de cáncer de colon, cáncer de recto, cáncer de mama y cáncer de endometrio.


2. Lactancia: hay pruebas convincentes de que la lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de seno.

3. Peso y grasa corporal: el exceso de peso y un alto porcentaje de grasa corporal, estimulan el desarrollo de cáncer de esófago, cáncer de páncreas, cáncer de colon, cáncer de recto, cáncer de mama, cáncer de endometrio y cáncer de riñón.
Alimentos que favorecen el desarrollo del cáncer

1. La carne roja y carnes procesadas
Incluyendo embutidos y carnes congeladas. Estos aumentan el cáncer de colon y cáncer rectal. La carne roja contiene sustancias que crean procesos sospechosos de ser cancerígenos. Al freír o asar a fuego alto el daño es aún mayor. Además, las carnes procesadas y carnes congeladas contienen estos compuestos por adelantado. Estos se insertan a la carne para mejor preservarla y evitar el crecimiento bacteriano, así como para otros fines, tales como mejorar el color de la carne al mirarla "fresca" y brillante.

2. Alcohol
Aumenta el cáncer oral, faringe y laringe, esófago, colon, recto y mama. Hay varias teorías que se refieren al hecho de que, el alcohol se convierte en nuestro cuerpo en acetaldehído, una sustancia que causa una sensación de embriaguez y resaca, y causa daños irreparables en el ADN de las células. Además, el alcohol aumenta la absorción de las sustancias químicas en nuestro cuerpo a partir de otras fuentes, como el humo del cigarrillo. En relación con el cáncer de mama, los estudios han encontrado que el alcohol aumenta el nivel de estrógeno en el cuerpo. Los altos niveles de estrógenos son conocidos por estimular el desarrollo de cáncer de mama. Se ha encontrado que cuando el consumo de alcohol en una base diaria, cada unidad de alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama en un 7% -11%.

3. Sal, polvo de sopa, salsa de soja, salsa de tomate y alimentos procesados
Al parecer, aumentan el riesgo de cáncer de estómago. Un enlace se ha encontrado entre la dieta basada en alimentos con alto contenido de sodio a un mayor riesgo de cáncer de estómago. Un estudio epidemiológico publicado en junio de 2010 en el American Journal of Clinical Nutrition encontró que una dieta alta en sal puede aumentar en 10% el riesgo de cáncer de estómago.

Amiga de Dios

“En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia”. Proverbios 17:17.
Mi esposo tenía muchos amigos con los cuales compartía momentos de felicidad y camaradería. Un día, cayó víctima de una cruel enfermedad… y desaparecieron todos los amigos. Vivíamos en la misma casa donde tantas veces nos habíamos reunido para compartir momentos de alegría, pero sus amigos pasaban de largo y nunca se detuvieron para saludarlo o darle una palabra de aliento. En los momentos de bonanza y salud, cuando todo está bien, los amigos están presentes, pero cuando la vida azota con crueldad y nos hace olvidar hasta de quiénes somos, suele pasar que nos quedamos solos. En esos momentos no solo valoramos la amistad, sino que nos preguntamos cuáles son nuestros verdaderos amigos y cuál es la verdadera esencia de la amistad.
Mi esposo, mis hijos y yo hemos vivido situaciones muy difíciles en las que si no hubiera sido por el amor de Dios, su presencia, su compañía y su amistad incondicional, no hubiéramos sobrevivido. Dios, en su infinito amor, nunca nos abandonó. Fue entonces cuando entendimos que la única compañía verdadera y restauradora es la de nuestro amado Señor. Los humanos hacen lo que pueden, y a veces pueden poco. Entonces debemos aferrarnos a nuestro gran amigo y hermano mayor, Jesús.
Lo amigos terrenales pueden fallarnos, abandonarnos y hasta negarnos su amistad. Bien lo sabía Job cuando lo perdió todo y en vez de recibir ánimo de sus amigos, ellos lo enfrentaron con críticas y desconfiaron de su integridad: “Todos mis íntimos amigos me aborrecieron, y los que yo amaba se volvieron contra mí” (Job 19:19).
La adversidad por la que nos tocó pasar me enseñó otra lección valiosa que no quiero desaprovechar, y tiene que ver conmigo como amiga. ¿Qué tipo de amiga soy yo? ¿Dadora o demandante? ¿Fiel u “olvidadiza”? ¿Comprensiva o hipersensible? Salomón nos da la clave: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo” (Prov. 18:24).
Quiero ser este tipo de amiga, pero sobre todo, quiero ser amiga de Dios. El Señor dice: “Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que yo os mando” (Juan 15:14). Esta es la amistad que debo procurar. La única que durará eternamente.
Olga Sivas de Pravata, Argentina
DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014
DE MUJER A MUJER



¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿