"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

jueves, 9 de enero de 2014

Adrianita crece como una flor

“¡Gracias a Dios por su don inefable! ”. 2 Corintios 9:15.

El 3 de octubre de 2011 Dios nos mostró el milagro que había hecho en la vida de mi hija.  Adrianita nació en 2009 con un aneurisma del septum interatrial, el tabique interauricular del corazón. Mi embarazo había sido tranquilo y bajé casi hasta el último momento, pero en uno de mis controles me derivaron de emergencia a una cesárea. Yo no imaginé lo que pasaba. Cuando mi bebita nació, los médicos me comentaron que habían detectado un problema en su corazoncito. En ese momento sentí que el mundo se me venía encima.

Durante un año pasamos momentos muy difíciles. Una médica me dijo que en cualquier momento mi hija podía morir. A veces la fe me faltaba.

Pasé el primer año asustada y ansiosa, pensando que algo malo le podía pasar a mi pequeña, hasta que entendí que Dios es maravilloso. Dejé todo en sus manos y decidí vivir con la esperanza de que él haría lo mejor para la pequeña y para toda la familia.

En el control cardiológico de los seis meses, el diagnóstico seguía siendo el mismo. Cuando cumplió un año ella lloraba tanto que no se dejó hacer la ecocardiografía y la cardióloga sugirió que sería mejor sedarla, opción a la que me negué rotundamente. Seguimos orando y esperando hasta que Adrianita cumpliera los dos años. La cita para el procedimiento fue el 3 de octubre y allí Dios nos mostró su poder, pues para asombro de los médicos y nuestro, el aneurisma había desaparecido. Entonces comprendí que Dios había hecho el milagro hacía ya mucho tiempo.

Dejé de trabajar para cuidar de mi pequeña “tiempo completo”. No me arrepiento de haber tomado esa decisión, ni puedo dejar de contar a todos cuán maravilloso es mi Dios y los milagros que él hace en mí y en mi familia.

Mi Adrianita crece como una flor. Su corazón late lozanamente. Cada día doy gracias a Dios por el don de la vida, y le agradezco su intervención en cada uno de mis problemas.

Tal vez estés pasando por momentos duros, por alguna situación en la que tu fe no es suficiente. En vez de desesperarte entrega tu preocupación al Señor. Él sabe lo que es mejor para ti y los tuyos. Dios es el autor de nuestra fe e infinitamente más grande que todos nuestros problemas.

Tania E. Sánchez de Cuellar, Perú

LECTURAS DEVOCIONALES PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER

Recopilado por: Pilar Calle de Henger

No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

Gracias por tu linda visita ♡

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿