"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

domingo, 26 de enero de 2014

Cirugía del alma

“Porque si perdonáis a los hombres, sus ofensas os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial”. Mateo 6:14.

Si perdonar a quien nos ha lastimado, ofendido o maltratado no nos resulta fácil es porque no hemos comprendido el verdadero amor y perdón de Jesús hacia nosotras mismas, y no nos sentimos perdonadas por él.

Para ser felices, sanar las heridas y cultivar paz y esperanza en nuestro corazón, el mejor remedio es el perdón. El perdón tiene tres lados: el que recibimos de Dios, el que otorgamos a nuestros semejantes y el que nos otorgamos a nosotras mismas.

Sentirnos perdonadas nos permite perdonar las injurias, ofensas y maltratos, hasta setenta veces siete, como nos aconseja el Señor.

Aceptar el perdón de Jesús nos lleva a vivir sin culpa, miedos ni vergüenza, porque su perdón nos da libertad en su amor y poder. Perdonar es abandonar por completo el sentimiento adverso contra otra persona, sea de nuestra familia o del entorno en el que nos movemos.

El verdadero perdón es olvido y reconciliación. Es una cirugía del alma. No es un tratamiento paliativo que se practica para sacar el dolor temporalmente y sentirse bien, sino una verdadera cirugía que saca los tumores del odio, la ira, los celos, la autocompasión, la victimización y el resentimiento. Esta cirugía, hecha por Jesús, saca de raíz todos estos males.

Es posible que queden cicatrices, pero ya no habrá dolor. El dolor habrá sido removido y las heridas habrán sanado para siempre.

Muchas veces debemos perdonarnos a nosotras mismas y sacar el sentimiento de culpa que nos impide crecer y ver nuestra vida con renovadas perspectivas. El autoperdón nos deja en condiciones de perdonar. Si no lo tenemos y no lo recibimos, tampoco podremos darlo.

El perdón necesita un proceso: primeramente, el Señor debe intervenir quirúrgicamente el alma; luego, su amor nos rehabilita de la cirugía, y finalmente nos prescribe un tratamiento perseverante mediante una entrega total a Dios con oración sincera. Así llega la curación completa del alma y quedamos libres de nuestras miserias espirituales. El perdón es el perfume que despiden las flores cuando han sido pisoteadas. ¿Tienes a quien perdonar hoy?

Marta del Pilar Calle de Hengen, Uruguay

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2014

DE MUJER A MUJER

Recopilado por: Pilar Calle de Henger

No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

Gracias por tu linda visita ♡

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿