"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

martes, 10 de febrero de 2015

Repelente emocional

Nunca más te llamarán Desamparada, ni tu tierra se dirá más Desolada… porque el amor de Jehová estará en ti, y tu tierra será desposada. Isaías 62:4.

Alicia soñaba con formar un hogar y tener niños, pero no lograba que sus anhelos cristalizaran. Tuvo varios novios, sin embargo, las relaciones no duraban. Ella era atractiva pero, después de tratarla, nadie le proponía matrimonio. Parecía que tuviese un repelente.

Un día, Alicia me contó que era la menor de tres hermanos y una hermana. Su papá los abandonó cuando ella tenía nueve años. Su mamá tuvo que ausentarse del hogar para trabajar y poder mantenerlos. Su hermana de quince años quedó a cargo del hogar y al cuidado de sus hermanos. Resentida por la situación, se desquitaba con Alicia. La maltrataba y la golpeaba. Le asignaba las tareas más pesadas y difíciles; y aunque las hiciera bien, no expresaba aprobación. Alicia vivía triste y deprimida. Ninguno de sus hermanos la defendía y, si bien informaba de los maltratos a su mamá, ella la ignoraba y no hacía nada por aliviar su situación.

Alicia creció amargada, y ansiaba salir del hogar lo antes posible. No obstante, las relaciones que entablaba no duraban mucho tiempo, pues era celosa y caprichosa, y tenía mal genio. Ya a sus 34 años, las oportunidades de casarse escaseaban, y sufrió depresión y ataques de ansiedad.

Estudié la Biblia con Alicia y le presenté al Novio de la iglesia. Se enamoró espiritualmente de Cristo y entabló una relación íntima con él. Ahora se siente aceptada, perdonada y valorada. Por fin encontró el verdadero Amor de su vida quien, con su ejemplo y su Espíritu, la libró de las cadenas de rencor que la tenían atada.

Es difícil superar por cuenta propia los traumas de la niñez; sin embargo, si te identificas con Alicia, confía en la salud emocional que solo Jesús puede darte: “Yo te restauraré y sanaré tus heridas -afirma el Señor-, porque te han llamado la Desechada, la pobre… la que a nadie le importa” (Jer. 30:17; NVI).

Poco después, Alicia se casó con un buen muchacho. Dios les ha concedido un hogar feliz, libre de las ataduras emocionales del pasado.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA



No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

Gracias por tu linda visita ♡

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿