"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

jueves, 5 de febrero de 2015

UN VIVO CELO POR DIOS

El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. 1 de Reyes 19: 14
Elías había pasado momentos duros de depresión e inseguridad, sin embargo cuando se encontró con Dios en el monte, su fe estaba fortalecida, cuando Dios le manifestó el verdadero propósito por el cual le había llamado, Elías renovó sus fuerzas y comprendió cual era el sentido de su misión, la depresión a causa del temor de sus perseguidores se había disipado y su confianza en Dios estaba en optimas condiciones. Elías estaba listo para emprender un nuevo camino y terminar la obra que se le había encomendado, pues como profeta de Dios, Elías había experimentado duros procesos de prueba que moldearon más su carácter y refinaron su vida a tal punto que era un hombre de más fe y seguridad, pues suele suceder que cuando Dios designa una labor grande para nosotros, no basta nuestra propia fuerza, sino necesitamos ese poder que proviene de lo alto, pero para obtenerlo necesitamos primero pasar por el crisol de la vida.
Elías sentía un vivo celo por Dios y es lo que Dios desea desarrollar en cada uno de nosotros, esa pasión por el evangelio, por ir a otros y pregonar las buenas nuevas de salvación, es necesario que abracemos la ley del Eterno y que amemos su palabra a tal punto que esta nos sea tan necesaria como el aire para respirar, Dios desea obrar en nuestro corazón y emociones a fin de que sean solidas y de esa manera la fuerza del Espíritu Santo ejerza fuerza en nuestro interior y nada derribe lo que Dios ha trabajado en cada uno de nosotros.
Sentir un vivo celo por Dios es dejar a un lado nuestros propios gustos e involucrarnos en todo aquello que Dios disponga para nuestra labor, en ocasiones sucederá que Dios nos pedirá cosas que quizás no sean tan agradables para nosotros, pues la vida cristiana muchas veces tiene sacrificios que son necesarios a fin de perfeccionarnos, somos como ese carbón que Dios pule para convertirnos en diamantes y así brillar para su gloria. Sin importar cuanto tengamos que sacrificar o cuantas tempestades soportemos, honrar a Dios y glorificarlo en todo lo que hacemos será la elección más sabia que podamos hacer.
El Eterno quiere prepararnos para sus propósitos, hoy es un día para tomar nuevas decisiones y lo mejor que puedes elegir es la porción divina que hará de ti una persona capaz de poder discernir correctamente y de esa manera realizar la obra para la cual fuiste diseñado. Si ya pasaste por el desierto de la vida, es momento de detenerse un poco, de respirar el aroma celestial y abrevar de esa agua vital que Dios nos brinda para proseguir.
Adquiere un vivo celo por Dios como lo hizo Elías y cuando comiences a experimentar esa transformación en tu ser y descubras cuantas cosas Dios puede hacer por medio de ti, te sorprenderás al ver los milagros que experimentaras, fuiste creado para un propósito más grande que el de solo vivir, eres un embajador del cielo en este mundo para pregonar un mensaje eterno, levántate, ten ánimos y sigue adelante perseverando en tu fe, que nada te detenga y que este día puedas convertirte en un emisario del Señor que cuente a otros sus grandes maravillas. Hoy es un día para tener celo por Dios y hacer lo más maravilloso del mundo, la obra de nuestro Padre celestial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

Gracias por tu linda visita ♡

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿