"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

domingo, 13 de septiembre de 2015

A Jehová clamé


A Jehová clamé estando en angustia, y él me respondió. Salmo 120:1


El poder de Dios es maravilloso, y su oído está atento a nuestro clamor en todo momento. Viajaba yo a la República Dominicana un 13 de septiembre de 1978. Nunca olvidaré esa fecha, por el modo en el que Dios se nos manifestó, a mí y a mis compañeros de vuelo, en ese día.
Era el último viaje que Pan American realizaría a la República Dominicana, pues desde ese día ya no volaría a ese país. Llevábamos más de una hora de vuelo, cuando el avión empezó a temblar, por lo cual pidieron que permaneciéramos sentados y con los cinturones abrochados. Al principio pensé que se trataba de alguna turbulencia, pero el avión tenía fallas mecánicas, por eso temblaba con estridencia, y empezó a descender lenta pero inexorablemente.
Los pasajeros empezaron a manifestar temor y preocupación; algunos lloraban, clamaban a Dios y le ofrecían promesas, otros rogaban a sus santos. Algunos decían que ya se veía el agua, aunque en realidad veían nubes, lo único que se puede ver a seis mil metros de altura. En esos momentos yo también sentí miedo. Pero cerré mis ojos y con fúerza clamé a Dios, repitiendo el Salmo 46. Doy fe y testifico que sentí una voz audible a mi oído, que suavemente dijo: “No temas”.
Todo cambió para mí, pues tuve la certeza de que nada malo iba a acontecer. De ahí en adelante seguí alabando el nombre de Dios. La persona que iba sentada a mi lado me dijo que parecía que yo no tenía sangre en las venas. Pero yo sí tenía a un Cristo poderoso que me había dicho que nada iba a pasar.
Cuando llegamos a la República Dominicana había ambulancias y bomberos en la pista de aterrizaje esperando la llegada del avión, pues habíamos corrido el riesgo de no poder aterrizar. Y esto me lo confirmó un bombero conocido, que era parte del cuerpo de bomberos que esperaba el avión.
“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno”, escribió el Salmista hace miles de años. Dios siempre está con sus hijos.— Lucía Mateo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA



No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿