"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

sábado, 28 de abril de 2018

✿ Reflexión de Hoy ✿

Ama pero de verdad

«Amense sinceramente unos a otros» (Romanos 12: 9).

La Biblia tiene mucho que decir acerca del amor. Y, de hecho, el amor es un tema del que se sigue hablando mucho. Está en la mayoría de películas, libros y canciones. Y lo vemos a nuestro alrededor todos los días. Los padres aman a sus hijos. Los adolescentes aman a sus amigos (y en un buen día, tal vez incluso a sus hermanos). Las chicas aman a sus novios (y viceversa). Creemos que sabemos lo que significa amar, pero a veces nos equivocamos. El amor no es solo un sentimiento, como las canciones de amor nos hacen creer. Más bien, el amor es una acción que Jesús mismo nos manda llevar a cabo: «Les doy este mandamiento nuevo: Que se amen los unos a los otros. Así como yo los amo a ustedes, así deben amarse ustedes los unos a los otros» (Juan 13: 34).
Si quieres saber cómo es la acción de amar, echa un vistazo a Romanos 12: 9-21. El pasaje comienza diciendo «Ámense sinceramente unos a otros» (versículo 9). A partir de ahí, da una lista de cómo puedes demostrar amor sincero:

«Dándose preferencia y respetándose mutuamente» (versículo 10).

«Esfuércense, no sean perezosos» (versículo 11).

«Hagan suyas las necesidades» (versículo 13).

«Alégrense con los que están alegres y lloren con los que lloran» (versículo 15).

«No sean orgullosos, sino pónganse al nivel de los humildes. No presuman de sabios» (versículo 16).

«No tomen venganza» (versículo 19).
La próxima vez que no te den muchas ganas de ser cariñoso con alguien, actúa con amor. Después de todo, no es una opción para los cristianos, es un mandamiento.

Ponlo en práctica: Muestra hoy amor sincero hacia alguien que parezca imposible de amar. Lee Romanos 12: 9-21 en busca de ideas inspiradoras que te ayuden a amar de verdad.

Ponlo en oración: Centra tu oración de hoy en las maneras en las que Dios te demuestra su amor. Cuanto más pienses en el amor que Dios te tiene, más fácil te será amar a otros.


¿Y entonces…?
Heather Quintana



✿ Un Salmo muy Personal ✿


“Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia. Por eso, no temeremos aunque se desmorone la tierra y las montañas se hundan en el fondo del mar” (Sal. 46:1, 2).

Nuestro pastor anunció que, en lugar de dar un sermón, esa mañana lo ayudaríamos y escribiríamos un salmo. Los diáconos distribuyeron papel y lápices. Luego de transcurrido un tiempo, juntaron los papeles y nos dieron los que habían escrito las personas sentadas en el otro extremo de la fila. Nos dijeron que si lo que leíamos nos parecía digno de mención, lo leyéramos en voz alta.
¡No podía creer el salmo que había recibido!
“Sufro mucho por el gran mal en este mundo, por la hermosa persona cristiana que ha sufrido en manos de una persona malvada. Quizás esa persona malvada o el dolor de esa persona sean tan grandes que deben causarle sufrimiento a alguien más. Señor, por favor, dale tu fuerza para soportar. Por favor, ven y termina con toda la maldad, para que quienes te aman, y todo lo que has creado, no tengan más temor. Ven, Señor Jesús; ven. Te estamos esperando”.
Parecía que el autor de aquel salmo me conocía perfectamente. Pero esta era una nueva iglesia para mí y nadie me conocía bien. Estaba abrumada. No leí en voz alta “mi” salmo. Nos dijeron que devolviéramos los salmos a los diáconos, pero yo me quedé con el mío.
¿Cómo podía alguien de aquella iglesia saber lo que turbaba mi corazón? ¿Era aquel un mensaje directo de Dios para mí? Verás, el 11 de enero de 1982, mi mundo se detuvo cuando me secuestraron a punta de navaja, me vendaron los ojos, y me violaron y sodomizaron, en un acto de violencia fortuito y sin sentido. ¿Cómo podía perdonar al perpetrador, si alguna vez sabía quién había sido? ¡No me parecía justo tener que ver su dolor! Mi dolor era tan intenso. Habían violado cada parte de mi cuerpo, y tenía tanto miedo…
El Salmo 46 siempre me ha dado consuelo. Abrí mi Biblia, pero por alguna razón terminé en Romanos 12:17 y 21: “No paguen a nadie mal por mal”. “No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien”.
Me convertí en consejera voluntaria y defensora judicial en un centro de crisis por violación, y encontré mi paz ayudando a otras mujeres en sus procesos de recuperación. Esa mañana, el Espíritu Santo impresionó a alguien a escribir lo que yo necesitaba escuchar desesperadamente: mi propio salmo personal.


DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2018
BENDECIDA
Ardis Dick Stenbakken



lunes, 5 de febrero de 2018

El verdadero héroe de la historia

“Por eso, el más insignificante entre todos ustedes, ese es el mas importante” (Lucas 9: 48).

Si crees que los matones son los auténticos tipos duros, es porque te han hecho creer sus mentiras. La verdad es que, ya desde los tiempos bíblicos, los verdaderos tipos duros —¡los héroes!— han sido las víctimas de los matones. Por ejemplo, David. Era el más pequeño, el «perdedor», la presa «fácil» de cualquier matón. Durante cuarenta días, Goliat el matón se había presentado para pelear contra los israelitas. Cuando David se dispuso a aceptar aquel desafío, Goliat rugió y maldijo a aquel muchachito: «¿Acaso soy un perro, para que vengas a atacarme con palos? […] ¡Ven aquí, que voy a dar tu carne como alimento a las aves del cielo ya las fieras!» (1 Samuel 17: 43-44).

Otro ejemplo: José. Sus hermanos se encarnizaron tanto con él, que llegaron al punto de venderlo como esclavo a unos desconocidos. (Y tú que pensabas que tu hermano mayor es malo.) Incluso Jesús fue intimidado mientras estuvo en la tierra. Pero la mejor parte de todos estos relatos es que cada protagonista se mantuvo fiel al plan de Dios para su vida. ¡Fueron verdaderos héroes! Tan solo echa un vistazo a lo que les sucedió más tarde a cada una de aquellas «víctimas».

David, el jovencito que nadie creía que podía vencer a Goliat, se convirtió en rey, y «todos en Israel y Judá querían a David, porque él era quien los dirigía cuando salían a campaña y volvían» ( 1 Samuel 18: 16). ¿Y qué sucedió con José? Años más tarde se convirtió en una de las personas más poderosas en el país donde vivía. Con confianza, les dijo a sus hermanos: «Ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios cambió ese mal en bien para hacer lo que hoy vemos: para salvar la vida de mucha gente» (Génesis 50: 20). Y por supuesto, la muerte de Jesús se convirtió en nuestra salvación. ¡No hay un mejor final para una historia de abusos que ese! Isaías 53: 5 afirma: «El castigo que sufrió nos trajo la paz, por sus heridas alcanzamos la salud».

El héroe de la historia nunca es el matón. Es la persona que está del lado de Dios.



lunes, 27 de noviembre de 2017

Reflexión de Hoy

Hablemos como Cristo

Porque por tus palabras serás justificado, y por tus palabras serás condenado. 
(Mat. 12:37)

Cuando hagáis la obra que os corresponde sin disputar con los demás ni criticarlos, vuestro trabajo se destacará por la libertad, la luz y el poder que lo acompañarán, para infundir carácter e influencia a las instituciones y empresas que se relacionan con vosotros.
Recordad que nunca estaréis en situación ventajosa cuando os encontréis irritados o cuando os empeñéis en la tarea de enderezar a todos los que os rodean. Si cedéis a la tentación de criticar a los demás, de señalar sus faltas, de demoler lo que ellos hacen, podéis tener la seguridad de que no cumpliréis vuestra parte como conviene ni con nobleza.
Vivimos en una época en que todos los hombres que ocupan puestos de responsabilidad y todos los miembros de la iglesia deben preocuparse de que su obra esté de acuerdo con las enseñanzas de la Palabra de Dios. Velando incansablemente, orando con fervor, y hablando y obrando como Cristo, debemos demostrar al mundo como debe ser la iglesia según el deseo del Señor…
Cristo se humilló hasta el punto de permanecer al frente de la humanidad, de soportar tentaciones y sufrir las aflicciones que los seres humanos tendrían que sobrellevar y resistir. El tiene que saber lo que la humanidad debe arrostrar frente al enemigo caído, para estar en condiciones de socorrer a los que son tentados.
Y Cristo ha sido designado nuestro juez. El Padre no es tal. Tampoco lo son los ángeles. El que llevó la naturaleza humana sobre sí y vivió una vida perfecta en este mundo es quien nos va a juzgar. Sólo él puede ser nuestro juez…Ninguno de vosotros ha sido designado juez de los demás. Lo único que podéis hacer es disciplinaros…
Tenemos un carácter que sostener en alto, pero es el de Cristo…Que el Señor nos ayude para que muramos al yo, y nazcamos de nuevo. Así Cristo podrá morar en nosotros como un principio vivo y activo, como un poder que nos conservará santos. (Special Testimonie, Series B, Nº 4, páginas 19-23)


DEVOCIONAL MI VIDA HOY
Reflexiones para cada día
Elena G. de White


El paraguas


“Con su poder gobierna eternamente”   
(Sal. 66:7, NVI).

Dios sigue haciendo milagros hoy. La diferencia es que no dedicamos tiempo a pensar en todas las cosas que damos por sentadas que Dios hace por nosotras, por medio de su poder. Estar viva después de setenta años, tener una mente activa, poder caminar, manejar un auto, tener buena visión… todos son milagros. Un bebé que nace sin defectos es un milagro. Pero el milagro más hermoso de todos es cuando un pecador se arrepiente.
La Biblia nos instruye a que pensemos en el poder de Dios, en su amor y protección día y noche, y que siempre lo alabemos. Cuando los poderes de las tinieblas arremeten contra nosotras, Dios toma el control, especialmente cuando reconocemos su poder y le entregamos el control de nuestras vidas. El siguiente incidente es un buen ejemplo del control y el poder de Dios.
Mi hermano nos había llevado a mí y a mis dos hermanas en su camioneta hasta Cedar Lake Academy, un colegio secundario cristiano con internado, para asistir a la graduación de octavo grado de nuestra sobrina. Una de mis sobrinas me había dado un hermoso paraguas multicolor, que yo llevé conmigo. Cuando nos preparamos para irnos de la recepción, después de la graduación, me aseguré de que mi paraguas estuviera colgado de mi brazo. Mi cartera colgaba sobre el paraguas, para asegurarme de no perderlo. Lo que sucedió después es increíble.
Ayudé a mi sobrina a cargar algunas cosas que se estaba llevando a su casa en la camioneta de sus padres, todo el tiempo asegurándome de tener el paraguas en mi brazo. Cuando me alejé de la camioneta de mi sobrina, yendo hacia la camioneta de mi hermano, descubrí que el paraguas había desaparecido. Mi primer pensamiento fue que se había caído al piso, pero no lo pudimos encontrar por ninguna parte.
Al volver a casa, pensé seriamente en lo que había sucedido, y oré: “Señor, sé que tú eres todopoderoso; si es tu voluntad, por favor, haz que el paraguas aparezca. Oro en el nombre de Jesús”. Dos semanas después, mi hermano estaba limpiando su camioneta y allí, debajo del asiento, estaba mi paraguas. No me imagino qué fue lo que realmente sucedió; lo que sé, con seguridad, es que Dios respondió a mi oración.
¡Servimos a un Dios omnisapiente y poderoso! Él merece nuestra adoración ¡siempre!
Moselle Slaten Blackwell

DEVOCIÓN MATUTINA PARA DAMAS 2017
VIVIR EN SU AMOR


¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿