"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

miércoles, 7 de enero de 2015

La rosa ignorada

Jehová tiene contentamiento en su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación. Salmo 149:4.

En cierta ocasión viajaba con mi esposo desde Oregón hacia Washington, para presentar un seminario para matrimonios y celebrar una Santa Cena. Nos habíamos comprometido a llevar el pan y, cuando entramos en la carretera, le pregunté a mi esposo si había puesto la caja del pan en el maletero. Él no se acordaba, y nos detuvimos para verificarlo. Justo cuando abrí la puerta, ahí frente a mí, entre el polvo y la maleza, encontré una hermosa rosa roja. Fue lo más bello que había visto ese día.

Al comprobar que llevábamos el pan, entré en el auto, emocionada, y le comenté a mi esposo el regalo que el Señor me había dado. Más tarde, al presentar el seminario, usé la flor como ilustración.

¿Podrán mezclarse lo sucio y lo hermoso? Sí, mi hermana, así como esa hermosa flor estaba allí, ignorada, también nosotras somos hermosas ante los ojos de Jesús; por más humildes y sencillas que seamos, somos sus princesas. Él nos cuida, nos protege y jamás nos ignora. Por nosotras, él se entregó en la cruz del Calvario y, aunque estamos manchadas por el pecado, él nos limpia y nos considera muy valiosas.

Jesús es nuestro Alfarero. Del barro, y luego de un proceso que incluye agua, fuego y talento, saca preciosas piezas de alfarería: ¡Nosotras! Luego nos retoca con pinceladas de amor para embellecer nuestro carácter. Y la obra sale del horno perfecta y hermosa. Entonces, decimos: “¡Gracias, Señor, porque nos permitiste pasar por este doloroso proceso a fin de asemejarnos a Jesús!”

Pongámonos en las manos del Alfarero, y nuestra vida será transformada. No te dejes enterrar bajo el polvo del camino. Tu dignidad y autoestima están guardadas en Jesús. Sacúdete el polvo, levántate por encima de tus limitaciones y permite que la belleza de Cristo brille en ti. Recuerda: Donde hay barro y lodo también podemos encontrar la Rosa de Sarón. Tú puedes ser como la flor rosada que alegró mi día, llevando gozo y esperanza a quienes te rodean. ¡Tú eres hermosa y valiosa a la vista de nuestro Dios!– Alina Careaga.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA


No hay comentarios:

Publicar un comentario

✿ Espero que te haya gustado esta entrada y te haya sido de gran Bendición para tu vida. ✿ Dios te Bendiga Hoy y Siempre ✿

Gracias por tu linda visita ♡

¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿