"Deléitate en el Señor, y el te concederá los deseos de tu Corazón". Salmo 37:4

miércoles, 30 de diciembre de 2015

Yo quiero ser tu fiel Servidora ¡Oh Señor!


Me he dado por vencida con mis sentimientos, Me he destruido poco a poco; sintiendo la ausencia de tu presencia. 
"Pero no eres tu " ¡si no yo! quien me he alejado...
Has tocado la puerta de mi corazón, pero nunca encontré la llave para dejarte entrar, Me he derrumbado a medida que pasan los días y ahora mas que nunca te necesito, porque me ahogo en un mar de injusticia y mi corazón que antes era fuerte! ahora esta roto.

Tu eras el que me hacia mejor persona con tan solo estar a mi lado  !OH JESÚS!   regresa a mi lado.
borra todos mis pecados! Eres mi Luz en la mañana, sin tu brillo no tendría esperanza, Has muerto por mi en la cruz y hoy quiero serte fiel ¡Oh Jesús! Ahora limpia mis impurezas y hazme una mejor sierva de tu prado, aquel en donde tu me pastoreas como tu oveja y yo te Alabo como mi mejor regalo...
 El que llego de repente y se incrusto en mi mente, y como una muralla queriendo ser derrumbada pero aun no pueden porque tu me proteges y sobre tus alas reposo segura.

Yo quiero ser tu fiel seguidora hasta que mis ojos se cierren en un dulce sueño de espera y mi corazón deje de latir.



Autora: Esther Henriquez 




miércoles, 18 de noviembre de 2015

Música para el alma

Y cuando el espíritu malo… venía sobre Saúl, David tomaba el arpa y tocaba con su mano; y Saúl tenía alivio y estaba mejor, y el espíritu malo se apartaba de él. 1 Samuel 16:23.

La música es uno de los medios más poderosos para alcanzar el alma, porque se introduce en ella apelando a lo que quizá sea uno de los resortes más importantes de nuestra conducta, como lo son nuestros sentimientos y emociones. La razón afecta nuestro comportamiento; los principios y los ejemplos inspiradores morales y religiosos, también; pero, aunque idealmente no debería ser así, los sentimientos y las emociones realizan un trabajo más directo para afectar nuestra voluntad y modificar nuestra conducta que nuestra razón y nuestras consideraciones morales.

La música contempla toda la gama de los sentimientos legítimos del ser humano: el amor, la ternura, la paz, el dolor, la tristeza, la depresión, la euforia, el valor, etc. Te permite conectarte con tus sentimientos. Es un canal para la expresión de tus estados de ánimo, a la vez que tiene poder para afectarlos, lo mismo que tus pensamientos y aun tu voluntad.

Sin necesidad de llegar al extremo de la perturbación psicológica y espiritual que padecía el rey Saúl, la buena música puede también, hoy, traer “alivio” a nuestra alma, y hacer que estemos “mejor”. La música puede ser una fuente de sana alegría, calma, solaz, paz y sosiego para nuestro espíritu, cuando esos son los sentimientos y estados de ánimo que transmite; o, por el contrario, puede alterarnos, excitarnos y volvernos irritables o violentos, cuando son esas las emociones que transmite.

Por tal motivo, como cristiano que está tratando de asemejarse a Jesús, presta atención al mensaje de las letras de las canciones que escuchas, así como a las melodías, las armonías y el ritmo de esas canciones.

Por otro lado, no digo que solamente debas escuchar música religiosa, pero inclínate por aquellas canciones cuyo mensaje te haga reflexionar en las experiencias de la vida, y te infunda gozo y optimismo. Desecha esas letras que se regodean en las experiencias amorosas inmorales, o traicioneras, o que presentan una filosofía de vida anticristiana, o depresiva, desesperanzada, y hasta con inclinaciones suicidas.

“El tesoro escondido” Por: Pablo Claverie



martes, 3 de noviembre de 2015

Los amigos: la familia que uno elige


El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano. Proverbios 18:24.

La amistad es una de las relaciones humanas más puras y más libres (dentro de las limitaciones humanas). Cultivamos una amistad con alguien por pura y libre elección. En la amistad verdadera no hay fingimiento ni intereses, sino el placer de tener “compinches” y compartir un montón de cosas.
Como diría Elena de White, “hay misteriosos vínculos que ligan a las personas, de manera que el corazón de uno responde al corazón del otro. El uno adopta inconscientemente las ideas, los sentimientos y el espíritu del otro”.*
A cierta edad, sobre todo en la adolescencia, la opinión de los amigos suele pesar más que la de los propios padres. Nos sentimos más comprendidos por ellos, porque están atravesando por la misma etapa vital, con los mismos deseos, aspiraciones, luchas y dolores.
De ahí que sea tan importante saber elegir bien a nuestras amistades. ¿Será esta persona un motivo de bendición para mí? Su amistad ¿es edificante, elevadora, ennoblecedora o, por el contrario, influye en mí para apartarme del camino de Dios, para relajar mis costumbres morales, para introducirme en el vicio y la promiscuidad? ¿Me estimula a crecer, a desarrollarme, a tener grandes aspiraciones para la vida, o solamente está ahí para que salgamos a divertirnos, a “pasarlo bien”, despreocupándonos de las responsabilidades que nos impone la vida?
Y, lo que es tan importante: ¿Qué clase de amigo eres tú? ¿Te acercas a tus amigos solo para sacarles provecho, por causa de sus bienes y comodidades, por la fama que crees que se te “pegará” por relacionarte con ellos, o porque puedes usarlos para descargarte de los problemas de la vida, pero no tienes un interés genuino en sus necesidades y problemas?
Nuestro texto de hoy dice que “el hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo”; es decir, no esperar pasivamente a que los amigos nos demuestren cuán amigos son de nosotros, sino tener una actitud de preocupación verdadera por ellos y por su felicidad.



domingo, 25 de octubre de 2015

Alegría

El corazón alegre constituye buen remedio; mas el espíritu triste seca los huesos. Proverbios 17:22.
Si hay un factor que puede contribuir grandemente a la felicidad de la pareja y del hogar es la disposición alegre y el buen humor. Es sabido que la alegría y la risa contribuyen a la liberación de endorfinas, que son sustancias que se encuentran en nuestro organismo y actúan “sobre los receptores que causan analgesia, además de producir un efecto sedante similar a los que genera la morfina… Es por esto que las endorfinas son consideradas nuestros opioides endógenos, es decir producidos por nuestro organismo.

“Los estudios demuestran que las endorfinas son capaces de inhibir las fibras nerviosas que transmiten el dolor”.

Todas las personas tienen problemas. Y en todos los hogares también hay problemas. Pero podemos elegir concentrarnos en ellos, tener una visión melancólica, dramática y aun trágica de la vida, o cultivar un espíritu valiente y tenaz, y ser capaces de reímos de nuestras “desgracias”.

Algunos piensan que el buen humor y la risa son formas de evasión. Pero la realidad es que, si bien nos distraen de los problemas, nos colocan en tal disposición de ánimo que podemos ver y afrontar esos mismos problemas con otro “espíritu”, con otro temple y otra perspectiva.

Cuando hablamos de humor, no nos referimos a reímos “de otros”, y ridiculizar sus defectos. Un seguidor e imitador de Cristo solo hará cosas que tiendan a elevar y fortalecer la autoestima de su prójimo. Se trata de poder reírnos “con otros”, parodiando, quizá, aun nuestros problemas, para asignarles otro significado, otro peso en nuestra existencia.

También es importante, por tu salud mental, aprender a reírte de ti mismo; no “tomarte tan en serio”. No tener un sentido tan exagerado de tu importancia que no seas capaz de “hacer el ridículo” y relativizar tus dificultades o defectos. La sencillez de corazón, en relación con tu propia estima, te puede ayudar a no tomar con tanta gravedad los pequeños o los grandes contratiempos.




miércoles, 14 de octubre de 2015

EL SABIO ES CAUTELOSO

El sabio teme y se aparta del mal; mas el insensato se muestra insolente y confiado. Prov. 14:16.

Un joven casado, asediado por muchas mujeres, recibió el consejo sabio de su patrón, que era un hombre cristiano de experiencia. “No les prestes atención a esas damas”. El joven respondió con ironía: “Hay mucha sabiduría en los Números”, refiriéndose al libro bíblico de Números. “Es posible –dijo el patrón-. Pero con certeza hay mas sabiduría en el Éxodo” (aquí como huida).

El proverbio de hoy presenta una advertencia: huye del mal. No compliques tu vida. Evita la tentación. El primer pecado del mundo sucedió porque Eva creyó que podía “administrar” la tentación. Su seguridad estaba en conservarse lejos del árbol. Tú conoces el fin de la historia. Las personas sabias jamás asumen riesgos innecesarios. No quieren saber cuan cerca pueden llegar del precipicio. El insensato rechaza los consejos, se encoleriza cuando alguien trata de mostrarle el peligro. Se siente seguro y piensa que no tiene nada que perder.

Hace siglos que el apóstol Pablo estableció un principio de seguridad espiritual. “El que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Cor. 10:12). Las grandes derrotas de la vida no pasan cuando estamos en guardia, sino cuando, confiados en nuestra victorias pasadas, creemos que estamos seguros si bajamos la guardia. Eso es lo que sucedió con Belsasar en Babilonia. Su imperio parecía invencible. Sus enemigos estaban dominados, y entonces se dedicó a vivir en clima de fiesta. Fue una noche de fiesta la que se transformó en tragedia, porque el ejército medo persa invadió y destruyó Babilonia. Le sucedió también a Goliat. ¿Qué podría hacerle un muchachito, con una honda y cinco piedras? Bajó la guardia, en un segundo, el gigante yacía derrotado en tierra.

Huye del mal. Sé sabio. Para hoy mismo de jugar con el peligro. No bajes la guardia. No sientas seguridad en tus propias fuerzas. Eso puede ser fatal. Que Dios te de un día maravilloso y no olvides que “el sabio teme y se aparta del mal; mas el insensato se muestra insolente y confiado”.


Alejandro Bullón


viernes, 9 de octubre de 2015

Nuevo cumpleaños

No te maravilles de que te dije: “Os es necesario nacer de nuevo Juan 3:7

Llegó el otoño. Las hojas de los árboles se vistieron de intensos colores, las altas temperaturas dieron lugar a brisas refrescantes, y las noches de luna nos invitaban a velar. Pero en algún lugar se entretejían estratagemas de maldad.

Al amanecer, felicité a mi niña por su cumpleaños, la llevé a la escuela y fui a realizar algunas diligencias. Me sentía muy intranquila, así que cuando terminé me apresuré a llegar a casa. Traté de comunicarme con mi familia, pero no pude; en realidad no me era posible comunicarme con nadie en todo el pueblo. A la tarde recogí a mi hija de la escuela, y ella advirtió mi nerviosismo, así que me suplicó que me calmara:

-Mami, no estés nerviosa, es mi cumpleaños -dijo varias veces.

Decidí no arruinar su día especial. Hice una pequeña torta, y ella llamó a su amiguita y la invitó a comer con nosotros. Le cantamos “Cumpleaños feliz”, partió la torta y… sonó el teléfono. No puedo describir los detalles; pero era un aviso de la muerte de otro de mis hermanos. Ahora era el menor, que había caído bajo una lluvia de balas asesinas.

Mi niña lloró inconsolablemente. Lloraba por los ya fallecidos; lloraba por los que llorábamos, por los que ya no pueden llorar, y porque nunca más su cumpleaños sería solo un símbolo de felicidad.

Los meses fueron transcurriendo. Mi hija sufría intensamente, aunque a veces no me lo decía. En ocasiones comentaba que su cumpleaños sería un día muy triste, que no deseaba que llegara; ni recordarlo jamás.

Tiempo después, mi hija fue bautizada. ¡Ahora tiene un nuevo cumpleaños! Su nuevo cumpleaños es la fecha de su nuevo nacimiento, sin conexión alguna con las tragedias familiares. Es una fecha de gozo, de victoria, de esperanza; una fecha que siempre le recordará que pertenece a un mundo mejor y que debe vivir como ciudadana de ese reino de amor.

No sé qué cosas empañan tu pasado; pueden ser yerros, pecados, soledad o inseguridad, pero si has nacido de nuevo, recuerda que ese pasado ya fue borrado. Piensa en las maravillas que te esperan en el futuro, y celebra con gozo tu nuevo nacimiento.— Gladys Torres Terán.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA



viernes, 25 de septiembre de 2015

La Reconciliación


Hoy quiero traerles a ustedes queridos lectores, una hermosa historia que habla 
de  reconciliación y  perdón...

En la Biblia narra en el Libro de Lucas 15: 11 - 32.

"Un hombre tenia dos hijos, un día el hijo menor le dice a su padre que quería la parte que le tocaba de sus herencia.
El Padre me imagino que muy triste trataría de hacer entrar en razón al hijo, pero al no lograrlo; le entrega su parte y este se va...
El hijo se va y derrocha la plata entre amigos, placeres mundanales entre otras cosas. No pasa mucho tiempo y queda sin dinero, sin amigo y sin nada, al verse en esa condición  tubo que buscar  trabajo, pero en ese país había una condición muy critica y el hombre que lo empleo solo le ofreció  cuidar cerdos, me imagino que al no tener que comer; comió de la comida de los cerdos, precisamente por las mismas circunstancias en la que estaba viviendo.

Este joven paso de tenerlo todo a no tener nada y decidió ir delante de su padre, pedirle perdón y decirle que lo tratara como uno de sus empleados. 
 Por otra parte desde que este hijo se fue! el padre de este joven todos los días se paraba en el camino y miraba a ver si su hijo regresaba, porque el tenia la esperanza de que eso iva a suceder.

 Así fue, un día este joven apareció y su padre muy contento fue al encuentro con el, lo abraza lo perdona y sin palabras  celebra su regreso.

Muchas veces vivimos en la misma condición que este joven, pasamos de tenerlo todo y tomar malas decisiones y alejarnos, para luego no tener nada y vivir lamentándonos de lo que dejamos atrás.

Dios se entristece cuando un hijo se aparta de El. cuando decidimos vivir a nuestro modo, fuera de la protección divina, creyendo tener amigos, disfrutando de los placeres que ofrece este mundo, y cuando dejamos de tener dinero, trabajo y propiedades! aquellos que un día dijeron ser amigos! se alejan de nuestro lado porque ya no tienes nada mas que ofrecer. y no digo que con Cristo vivimos llenos de lujos y  comodidades, pero si una vida llena de Bendiciones; direccionada por el Todo Poderoso, y con la esperanza de vida Eterna.

Cuantas veces el Señor Jesús, espera en el camino deseando que reflexionemos y regresemos a El?

"De la misma manera, les digo, hay gozo en la presencia de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente." 
(Lucas 15: 10)
Dios se alegra cuando un pecador llega arrepentido a sus pies, El con gozo los recibe, los abraza con su amor y les promete vida Eterna. ¿no es maravilloso?

Hoy deseo para ti en el Nombre del Señor Jesús, que te mantengas a su lado, no reclames una libertad que luego te hará esclavo del pecado, y  si hoy te encuentras fuera de su presencia, reconciliate con El porque El esta esperando tu regreso.


Dios te Bendiga Grandemente.

By: Erika




viernes, 18 de septiembre de 2015

Un Toque de Fe

En la Biblia hay un relato que me llama mucho la atencion y a pesar que lo he leído varias veces
aun me da gusto meditar y reflexionar en el, es por eso que hoy quiero compartirlo con ustedes 
amigos lectores.
En el libro de Marcos 5: 25 - 34
relata la historia de una mujer que padecía de una hemorragia desde hacia doce años, y a pesar de sus esfuerzos no había podido ser sana; ya había visitado muchos médicos y  gastado todo lo que tenia, pero un día oye hablar de Jesús y decide ir a El pero la gran multitud que le seguía no la dejaba, así que pensó que sin tan solo tocaba el borde de su manto; podía quedar sana.
Efectivamente sano, su hemorragia se había quitado.

La FE de esta mujer era tan grande que aun en su corazón existía la certeza de ser sana con tan solo tocar el manto del Señor, (tan solo estiro su brazo y le toco)  me imagino esta imagen tan impactante en mi mente y pienso que si tan solo tocáramos el borde del vestido del Señor! que diferente fuese nuestras vidas!. 
Muchas veces estamos tan distraídos y preocupados en nuestras vidas y tal ves en las comodidades que nos brinda este mundo y dejamos pasar de largo al Señor Jesús.
O tal ves El siempre ha estado allí tocando tu corazón y esperando a que tu tan solo estires tu brazo y le habrás la puerta para ser sano de todo lo que ata a este mundo.

Dios quiere hacer grandes cosas en tu vida, quiere romper las cadenas que te atan a enfermedades, vicios,entre otras cosas y lograr limpiar tu corazón para quedarse en el. 
  
Esta decisión de hacerlo esta en tus manos, de ti depende que propongas en tu corazón acudir a El, recuerda que Dios tiene un Propósito en tu vida y hagas lo que hagas, vayas a donde vayas; la respuesta esta en las manos de Dios.


By: Erika



jueves, 17 de septiembre de 2015

La Fe lo Cambia Todo







 
La mayor virtud del cristiano tiene que ser la FE, creer en lo que no se ve, confiar en lo que se espera que suceda, tener la convicción firme de que las cosas pueden ser diferentes porque Dios está de nuestro lado.

Cuando creemos que todo esta perdido, que nuestra vida esta totalmente enredada en problemas, necesidades, enfermedades y una serie de cosas  a las cuales nuestra mente humana no le haya respuestas ni solución.

Es allí en donde Dios comienza a trabajar en nuestras vidas! de una manera Poderosa, ¿parece algo ilógico verdad? 
Pareciera que Dios no escuchara nuestras oraciones y no viera nuestro sufrimiento; Es entonces en donde  espiritualmente nos empesamos  a sentir débiles, sin fuerzas y sin ganas de seguir adelante y seguir creyendo que en realidad todo va a mejorar.

La mayor virtud del Cristiano esta en la Fe, en creer que a pesar de lo que estemos pasando; Dios nos va ayudar a salir airosos de aquello que nos hace daño... ¡No lo vemos, pero lo Creemos!
Estamos viviendo tiempos difíciles, tiempos en los que para creer, hay que ver, porque la desconfianza y la inseguridad reina en los corazones de aquellos que en realidad  no conocen a Dios.

La Biblia nos dice en el libro de Hebreos 11: 1
"Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve".

La Fe lo cambia todo, cambia nuestra perspectiva de ver las cosas de una manera diferente, de confiar que todo pasa con un  propósito, que solo Dios tiene el control de nuestras vidas y que todo lo que le confiemos a EL en Oración, aunque tarde por responder! no es que no nos escuche! es que simplemente todo se resolverá en su Tiempo y no en el nuestro.

Amiga (o) hoy quiero invitarte a creer en aquel que cada día nos regala un nuevo amanecer, en aquel que nos da vida, que aunque sin merecerlo murió en la Cruz por nuestros pecados, y mas aun nos Bendice obsequiándonos la promesa de regresar por ti y por mi para darnos vida Eterna.

Aunque parezca larga la espera solo Confía en Dios.

By: Erika








miércoles, 16 de septiembre de 2015

VIDA RESTAURADA

La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Sal. 19:7.

Conocí a Jean en el peor momento de su vida. Fue una noche en que se desmayó mientras yo presentaba la Palabra de Dios. Al final de la reunión lo llevaron a mi camarín. Estaba con la vida completamente destruida. Desempleado, con el hogar deshecho, y esclavo del alcoholismo. Creía que no valía la pena continuar viviendo. Aquella noche había ido al gimnasio deportivo porque un amigo a quien le debía favores, insistió mucho. El mensaje impactó su corazón al punto de perder el conocimiento.

Tres años después volví a verlo en circunstancias completamente diferentes. Era gerente de una empresa de porte medio, su hogar estaba reconstruido, había vencido el alcoholismo y reflejaba felicidad en su mirada.

Eso es lo que el salmo de hoy enseña: "La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma", es decir, restaura. Restaurar significa hacer de nuevo, reconstruir, recrear. Por eso, la versión castellana de la Biblia usa el verbo "convertir".

En el original hebreo la palabra ley es Torah, que incluye no solo el decálogo, sino todas las enseñanzas bíblicas. Literalmente Torah quiere decir instrucción, dirección, enseñanza.

Necesitamos ser enseñados, instruidos y dirigidos por la Palabra de Dios para no vivir destruyéndonos, procurando la felicidad; y si alguien ya está destruido, precisa urgentemente buscar las enseñanzas y el poder restaurador de la Palabra de Dios.

Un día Jesús se encontró con un paralítico. Aquel hombre vivía arrastrando su humanidad por los caminos de la vida. No tenía sueños, ni proyectos, ni expectativas futuras. Solo aquel presente doloroso, oscuro y sin esperanza. Pero Jesús apareció y le dijo: "toma tu lecho y anda". Ahí estaba la Palabra de Dios. La orden era "levántate". El paralítico solo tenía dos opciones, creer o rechazar. Él creyó, se levantó y anduvo.

Este es el poder restaurador de la Palabra divina. Restaura el alma. Cura por dentro, devuelve la esperanza y la voluntad, y da sabiduría para evitar los errores del pasado.

Por eso, hoy, antes de enfrentar los peligros que se esconden en el camino, recuerda: "La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; el testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo".



domingo, 13 de septiembre de 2015

A Jehová clamé


A Jehová clamé estando en angustia, y él me respondió. Salmo 120:1


El poder de Dios es maravilloso, y su oído está atento a nuestro clamor en todo momento. Viajaba yo a la República Dominicana un 13 de septiembre de 1978. Nunca olvidaré esa fecha, por el modo en el que Dios se nos manifestó, a mí y a mis compañeros de vuelo, en ese día.
Era el último viaje que Pan American realizaría a la República Dominicana, pues desde ese día ya no volaría a ese país. Llevábamos más de una hora de vuelo, cuando el avión empezó a temblar, por lo cual pidieron que permaneciéramos sentados y con los cinturones abrochados. Al principio pensé que se trataba de alguna turbulencia, pero el avión tenía fallas mecánicas, por eso temblaba con estridencia, y empezó a descender lenta pero inexorablemente.
Los pasajeros empezaron a manifestar temor y preocupación; algunos lloraban, clamaban a Dios y le ofrecían promesas, otros rogaban a sus santos. Algunos decían que ya se veía el agua, aunque en realidad veían nubes, lo único que se puede ver a seis mil metros de altura. En esos momentos yo también sentí miedo. Pero cerré mis ojos y con fúerza clamé a Dios, repitiendo el Salmo 46. Doy fe y testifico que sentí una voz audible a mi oído, que suavemente dijo: “No temas”.
Todo cambió para mí, pues tuve la certeza de que nada malo iba a acontecer. De ahí en adelante seguí alabando el nombre de Dios. La persona que iba sentada a mi lado me dijo que parecía que yo no tenía sangre en las venas. Pero yo sí tenía a un Cristo poderoso que me había dicho que nada iba a pasar.
Cuando llegamos a la República Dominicana había ambulancias y bomberos en la pista de aterrizaje esperando la llegada del avión, pues habíamos corrido el riesgo de no poder aterrizar. Y esto me lo confirmó un bombero conocido, que era parte del cuerpo de bomberos que esperaba el avión.
“Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno”, escribió el Salmista hace miles de años. Dios siempre está con sus hijos.— Lucía Mateo.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015
Jardines DEL ALMA



jueves, 3 de septiembre de 2015

Prepárate para encontrarte con tu Dios


Por tanto, de esta manera te haré a ti, oh Israel; y porque te he de hacer esto, prepárate para venir al encuentro de tu Dios, oh Israel. Amós 4:12.

Muchos ignoran lo que deben ser a fin de vivir a la vista del Señor durante el tiempo de angustia, cuando no haya sumo sacerdote en el santuario. Los que reciban el sello del Dios vivo y sean protegidos en el tiempo de angustia deben reflejar plenamente la imagen de Jesús. (Primeros Escritos, 71).

Sus vestiduras deberán estar sin mácula; sus caracteres, purificados de todo pecado por la sangre de la aspersión. Por la gracia de Dios y sus propios y diligentes esfuerzos deberán ser vencedores en la lucha contra el mal. Mientras se prosigue el juicio investigador en el cielo, mientras que los pecados de los creyentes arrepentidos son quitados del santuario, debe llevarse a cabo una obra especial de purificación, de liberación del pecado, entre el pueblo de Dios en la tierra. (Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 478).

Vi que muchos descuidaban la preparación necesaria, esperando que el tiempo del “refrigerio” y la “lluvia tardía” los preparasen para sostenerse en el día del Señor y vivir en su presencia. ¡Oh! ¡Y a cuántos vi sin amparo en el tiempo de angustia! Habían descuidado la preparación necesaria, y por lo tanto no podían recibir el refrigerio indispensable para sobrevivir a la vista de un Dios santo.

Quienes se nieguen a ser tallados por los profetas y a purificar sus almas obedeciendo a toda la verdad, quienes presuman estar en condición mucho mejor de lo que están en realidad, llegarán al tiempo en que caigan las plagas y verán que les hubiera sido necesario que los tallasen y encuadrasen para la edificación…

Vi que nadie podrá participar del “refrigerio” a menos que haya vencido todas las tentaciones y triunfado del orgullo, el egoísmo, el amor al mundo y toda palabra y obra malas. Por lo tanto, debemos acercarnos más y más al Señor y buscar anhelosamente la preparación necesaria que nos habilite para permanecer firmes en la batalla, en el día del Señor. Recuerden todos que Dios es santo y que únicamente seres santos podrán morar alguna vez en su presencia. (Primeros Escritos, 70, 71).

Devocional Vespertino
“Maranata: El Señor Viene”


martes, 1 de septiembre de 2015

A Dios le interesa tu bienestar mental


Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado. Isaías 26:3.

Dedicaremos este mes a un tema que considero necesario para la vida del cristiano: su vida psicoespiritual. No pretenderé hacer un tratado de psicología; simplemente, trataremos de articular algunos conocimientos básicos y sencillos de psicología con la luz que emana de la Palabra de Dios para esta área de la experiencia humana.

Creo que esto es importante por varias razones:
En primer lugar, porque muchos creyentes sufren por problemas que tienen un origen o un gran componente de índole emocional. Si bien, como veremos más adelante, no podemos separar de manera tajante lo psíquico de lo espiritual, muchos creyentes tienen la idea reduccionista de que todos sus problemas se resuelven solo con oración, estudio de la Biblia y ejercicios espirituales, sin reconocer y tratar los aspectos de origen psicológico que pueden estar perturbándolos e incluso afectando su relación con Dios. A esto se le suma el sentimiento de culpa de creer que si tuviesen suficiente fe no padecerían ningún tipo de perturbación mental y que, por lo tanto, algo está fallando en su relación con Dios. Y, en algunos casos, aun cuando estos creyentes tienen genuina devoción, no ven solución a aquello que los perturba, y empiezan a desanimarse en su fe, cuando si acudieran a un profesional competente y adecuado de la salud mental, o a algún buen consejero, echando mano de los recursos de la sana ciencia psicológica, podrían sentir alivio y restauración mental.

Como en toda ciencia humanística, la psicología se basa, primero, en una antropología; es decir, en una concepción del hombre. Del concepto que tengamos del origen, la naturaleza y el destino del hombre se desprenderán conceptos acerca de qué es el hombre, cuáles son sus necesidades más profundas y los recursos para satisfacer esas necesidades.

A partir de mañana, reflexionaremos un poco sobre esto, pero quisiera dejarte hoy con el pensamiento y la promesa de nuestro texto de reflexión: Dios te ama, y está interesado en tu bienestar mental, y tiene recursos para darte una vida de paz, si acudes confiado a él, y echas mano de sus provisiones para lograr tu bienestar interior.

Tomado de: Lecturas devocionales para Jóvenes 2015
“El tesoro escondido” Por: Pablo Claverie


Venganza

No digas: Yo me vengaré; espera a Jehová y él te salvará. Prov. 20:22.

La venganza es una reacción natural ante las injusticias. Podría ser considerada justa, desde el punto de vista humano. Es lógico que quien hace algo perjudicial contra otro, reciba lo que merece, pero el consejo bíblico de hoy es: "No digas: Yo me vengaré".

Da la impresión de que Dios quiere que tú aceptes pasivamente las injusticias. ¿Por qué el justo debe soportar en silencio el abuso injusto? La segunda parte del proverbio de hoy nos da la respuesta: la venganza causa más daño a quien la practica que a quien la recibe.

Cualquier tipo de venganza, antes de ser una realidad, es un cóctel de emociones negativas: odio, rabia, rencor, ira, angustia y desesperación. Estos son sentimientos propios del corazón natural. Pero el hecho de ser naturales no significa que sean correctos. Por el contrario, son un aglomerado de veneno que destruye las cosas más puras que el ser humano tiene. Es como el ácido que corroe los valores, los principios y, principalmente, la paz del corazón. Pero la promesa es: "él te salvará". La persona vengativa vive en esclavitud.

El otro día recibí la carta de un hombre que mató a su ex socio. Su socio se había apoderado de la empresa que era de ambos. "Yo confié en él -decía la carta-, pero él me traicionó". Durante varios meses, la víctima del engaño estudió la manera de vengarse. Fueron meses de angustia, dolor, vergüenza, odio, rencor y rabia, los que lo llevaron a planificar el asesinato de su ex socio.

Lamentablemente, todo se descubrió y ahora pasa los días, las semanas y los meses en la celda de una cárcel. "Debería estar feliz -añade en la carta-, pero no lo estoy, mi corazón continúa siendo un pozo de heridas, rabia y odio.

Por eso, el proverbio de hoy dice: "Espera a Jehová y él te salvará". ¿De qué te librará, si la injusticia fue verdaderamente cometida? Te librará del odio, del rencor y de la rabia que son los peores verdugos que una persona puede cargar. El peor daño que alguien puede hacer contra ti no es el acto de injusticia en sí, sino el veneno que el deseo de venganza deja en tu corazón y que va destruyendo tu vida lentamente.

Tú puedes escoger librarte de ese veneno. Pídele a Dios fuerzas y "No digas: Yo me vengaré; espera a Jehová y él te salvará". Feliz día para ti hoy, sin penas ni rencor.

Alejandro Bullón


sábado, 22 de agosto de 2015

Por tu Gracia y Amor


La Biblia dice: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.” Proverbios 28:13 (Reina-Valera 1960).
 

Encubrir el pecado no es solo ocultarlo delante de la gente, sino, no reconocerlo, ante esto lo que la Biblia nos recomienda son dos cosas: Confesarlo y apartarse. Ósea que no basta solo con decir: “He pecado, perdóname”, sino también es necesario dar muestras de ese arrepentimiento apartándose del pecado.

El mejor ejemplo de esto lo dio nuestro Señor Jesucristo con aquella mujer adultera que todos querían apedrear. Después de que Jesús invitará a lanzar las piedras a aquellos que no tuvieran pecado y estos irse de ese lugar uno por uno, Jesús le dice a la mujer adultera: “Enderezándose Jesús, y no viendo a nadie sino a la mujer, le dijo: Mujer, ¿dónde están los que te acusaban? ¿Ninguno te condenó? Ella dijo: Ninguno, Señor. Entonces Jesús le dijo: Ni yo te condeno; vete, y no peques más.” Juan 8:10-11 (Reina-Valera 1960). El más claro ejemplo del perdón de Dios y lo que él anhela de nosotros. Aquí vemos dos cosas: 1. Jesús no le condeno, sino que la perdono. 2. El deseo de Jesús era que no pecará más, es decir que ya no practicará ese pecado ni otros.

Cuando Dios nos perdona, su deseo, su anhelo es que ya no volvamos a lo mismo, sino que demostremos un genuino arrepentimiento apartándonos de eso que deshonra a Dios.

La gracia de Dios existe y es hermosa y la disfrutan aquellos que comprenden que su gracia no es una licencia para pecar, sino que es un regalo inmerecido que debe llevarnos a la reflexión y al enderezamiento de nuestros caminos.


jueves, 20 de agosto de 2015

La Respuesta Blanda


La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor. Prov. 15:1.

El viejo dicho brasileño dice que "Cuando uno no quiere, dos no pelean". Es simple y al mismo tiempo, profundo. Es una manera popular de presentar lo que Salomón dijo hace siglos. No hay corazón que no se conmueva ante una respuesta amable.

La vida es como un espejo. Recibimos de vuelta la imagen que proyectamos. Las palabras duras producen reacciones agresivas. Las palabras suaves producen actitudes gentiles.

El adjetivo duro en hebreo es éseb, que también puede ser traducido como "que provoca dolor". Las palabras son como cuchillos de doble filo, sirven para el bien o para el mal. Apaciguan o enfurecen los ánimos. Conciertan relaciones o las destruyen. Traen alegría o provocan dolor.

Piensa en las veces en que podrías haber usado la palabra de un modo más edificante. No te proyectes a un tiempo lejano, piensa en lo que sucedió ayer u hoy, con tu esposa o con tus hijos.

Cuando las flechas envenenadas del furor traten de alcanzarte, usa como escudo protector la respuesta blanda, suave. No entres en el juego de la provocación. Responder en el mismo tono, dejándote llevar por la pasión del momento, no es evidencia ni de sabiduría ni de valor. Tú puedes vencer a los otros y ser considerado fuerte, pero si te vences a ti mismo serás poderoso. Este tipo de victoria solo se la puede alcanzar con la ayuda del Todopoderoso.

El control de las palabras comienza con el control de las emociones, y eso es obra del Espíritu Santo. Encuentro a menudo personas que me dicen: "Yo sé que mis palabras dichas de manera inapropiada me crean problemas, pero no consigo hacer nada para cambiar esta situación".

Esa es la diferencia entre el humanismo y el cristianismo. Mientras el primero deja toda la responsabilidad sobre sus hombros, colocando su interior como fuente del poder, el cristianismo enseña que el poder no proviene de dentro de uno, sino de arriba. El cambio de temperamento es un acto divino. Dios usa como instrumento la voluntad humana, pero la criatura no pasa de ser un medio. La fuente del poder es Dios.

Inicia las actividades de este día colocando tu voluntad bajo el control divino. Deja que Jesús viva en ti y controle tus palabras, porque "La blanda respuesta quita la ira; mas la palabra áspera hace subir el furor".

Mayordomos de Dios


“Las riquezas y la gloria proceden de ti, y tú dominas sobre todo; en tu mano está la fuerza y el poder, y en tu mano el dar grandeza y poder a todos” (1 Crónicas 29:12).

En la Creación, Dios hizo todo “bueno en gran manera”. Le dio al hombre mucho más de lo que necesitaba para ser plenamente feliz; tanto su maravilloso cuerpo como la naturaleza que le rodeaba eran una manifestación del poder, de la gloria y del amor del Creador. Incluso después del pecado, la Providencia ha estado preservando al ser humano con infinita generosidad. Sin embargo, en el Edén, y después en esta tierra ensombrecida por el pecado, Dios no otorgó al hombre la propiedad de aquello de que dispone. Dios se reservó el título de propiedad. Adán era el administrador, tenía potestad, autoridad, como un mayordomo, pero no era suyo. Cuando Adán y Eva comieron del fruto prohibido, estaban actuando como si fueran dueños porque solo el propietario puede tomar libremente de lo que es suyo, el administrador debe estar autorizado y ¡Adán no lo estaba!

Muchos siglos después, al entregar a Salomón los planos del templo de Jerusalén y todo el oro que había guardado para su construcción, David pidió al pueblo que hiciera ofrenda voluntaria a Jehová y pronunció una plegaria de bendición donde reafirmó el fundamento de la mayordomía edénica: “Pues todo es tuyo, y de lo recibido de tu mano te damos” (1 Crón. 29:14).

Pero Dios ejerce como propietario dejándonos la libertad de obedecer o desobedecer sus órdenes. Tres pruebas hay de una fiel administración de los bienes de Dios: la consagración de la séptima parte de nuestro tiempo, el sábado; la devolución de la décima parte de los medios económicos que recibimos, el diezmo; y la liberalidad sistemática de ofrendas voluntarias de dinero, tiempo y talentos. Dios quiere que la mayordomía sea: una escuela en la formación del carácter erradicando el egoísmo, un testimonio sincero de confianza, gratitud, amor y fidelidad a Dios y una prueba de nuestra idoneidad para recibir un día las riquezas eternas del reino de los cielos.

No olvidemos que la mayordomía no es simplemente una cuestión de generosidad, sino también de honradez y, sobre todo, de amor, porque “es posible dar sin amar, pero es imposible amar sin dar”. Por eso Dios espera que “cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre” (2 Cor. 9:7).

Tomado de: Lecturas devocionales para Adultos 2015
“Pero hay un Dios en los Cielos”
Por: Carlos Puyol Buil

miércoles, 12 de agosto de 2015

LÁMPARA Y LUZ

Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen, Prov. 6:23.

Cristina, una joven portuguesa me preguntaba cómo era posible que un Dios de amor y libertad pudiera tener enseñanzas tan estrechas y prohibitivas. "No combina —decía ella—, algo está equivocado en la Biblia". Pero el error no está en la Biblia y sí en el concepto errado que tenemos de los consejos divinos.

Salomón habla hoy de tres cosas. El mandamiento, la instrucción y las reprensiones. Al mandamiento y la enseñanza los compara con la lámpara y la luz. Ambas sirven para romper el poder de las tinieblas. Este es un poder destructivo, porque en medio de la oscuridad tú no ves el camino, y no tienes condiciones de llegar a tu destino. En medio de las sombras tú no andas con rapidez, avanzas despacio, con dificultad, y cuando te das cuenta, ya estás realegado a un segundo plano. Cuando no hay luz, tú no distingues ni las formas ni los colores. Creyendo que estás escogiendo lo verde, puedes estar tomando lo rojo. En medio de la oscuridad, tú caminas sin saber, en el rumbo de la propia muerte.

El ser humano necesita de la luz y de la lámpara. Sin ellas, no hay cómo atravesar la oscuridad de este mundo y llegar con éxito a donde deseas. Necesitas luz para saber cuál es el camino verdadero. Los mandamientos y las instrucciones divinas son esa luz. Su propósito no es cercenar la libertad, sino iluminarte el camino.

Las reprensiones, a su vez, tienen como propósito despertarte cuando estás adormecido, traerte de vuelta al camino de la vida cuando te estás acercando peligrosamente a la muerte.

Piensa, por ejemplo, en la última derrota que tú sufriste. Trata de descubrir la causa. ¿Habría acontecido todo aquello si hubieras prestado atención a las instrucciones divinas? La vida está llena de leyes y principios. El respeto a esas leyes es garantía de bienestar. Menospreciarlas es testarudez e imprudencia. El precio siempre es alto.

Antes de comenzar las actividades de este nuevo día, mira a tu alrededor. Comienza por ti mismo y por tus amados. ¿Qué ajustes deben hacerse? ¿Qué pasos necesitan darse para conservar la armonía de las relaciones gratificantes? Ten en cuenta a Dios, "porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, y camino de vida las reprensiones que te instruyen".


Alejandro Bullón

martes, 4 de agosto de 2015

MEMORIA BENDITA



La memoria del justo será bendita; mas el nombre de los impíos se pudrirá. Prov. 10:7.

Una de las características de los proverbios es el uso de la antítesis. A través de ella el autor enseña una lección por contraste. Se presentan dos caminos, dos situaciones o dos destinos e, implícitamente, se deja la elección con el lector.

En el versículo de hoy se habla del justo y del impío. ¿Qué sucederá con la memoria del perverso? El impío no toma en cuenta a Dios en sus decisiones y cuando muere "se pudrirá", afirma el texto.

¿Te atreverías tú a ponerle a tu hijo el nombre de Judas, Nerón o Hitler? Pero tú encuentras perros con esos nombres. Esto muestra que los impíos no son olvidados. Son recordados, pero con pena, con dolor, con tristeza, y a veces con amargura y rabia.

En la vida, esas personas tuvieron todo lo que el ser humano aparentemente necesita para ser feliz: fama, riqueza, placer y poder. ¿Valió la pena? Quizás, sí. Desde el punto de vista humano, tal vez. Pero, ¿eso es todo? ¿La vida es apenas eso?

Multitudes corren atrás de las luces fascinantes de esta vida. Gloria, fama, riqueza y poder parecen tornarse las cosas más importantes, mientras que las personas amadas quedan al lado del camino, esperando una palabra de amor, un gesto de cariño, o un poco de tiempo para sentirse importantes. La vida pasa. Cuando tú menos te das cuenta, la primavera y el verano ya se fueron, el invierno llegó y tú estás solo, lleno de dinero, poder y fama, tal vez, pero irremediablemente solo.

En contraste, "la memoria del justo será bendita". ¿Por ventura, no se cuentan hasta hoy las historias de José, Daniel, Isaac y otros héroes de la fe?

Necesito revisar todos los días los valores que me inspiran, necesito repensar mis motivaciones. ¿Cuánto vale la confianza de un hijo, la comprensión de la esposa o la sonrisa de un nieto? ¿Cuánto vale el mirar agradecido de alguien a quien le ofrecí un poco de mi tiempo?

¿Estás viviendo y trabajando solo para esta vida o también para la eternidad? Analiza esto, porque "la memoria del justo será bendita; mas el nombre de los impíos se pudrirá".

Alejandro Bullón

martes, 28 de julio de 2015

“Madre hay una sola” (en este caso dos)

Vio ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya a que la tomase. Éxodo 2:5

Ella era poderosa. Un imperio yacía ante sus plantas, y ella, como una esfinge, señoreaba sobre todo. Pero no tenía hijos. Esa tarde ella sintió el impulso de ir al río. Sus doncellas se apresuraron a complacerla, y pronto estuvieron en la ribera del Nilo.

Ella contempló el río. El Nilo era Egipto. Y Egipto era suyo. Ella entró en las aguas, soñando. ¡Oh si el dios del Nilo tuviera esa tarde algo que darle además de la caricia de sus aguas! ¡Oh si el vacío de su alma fuera llenado con algún don del río! Y entonces ocurrió el prodigio. Entre los juncos se mecía una canasta. Ella alcanzó el rústico objeto cubierto de brea.

Lo abrió y su corazón saltó. En la canasta se hallaba un niño.

Ella miró en todas direcciones, cuidándose de todos… y de pronto volvió en sí. No tenía que cuidarse de nadie. Ella pertenecía al grupo más privilegiado. Salió del Nilo estrechando a su hijo. ¿Su hijo? Se trataba un niño hebreo, cuya madre lo había escondido para salvarlo —el Dios de los esclavos sí que hacía prodigios—. Su padre, el faraón, había ordenado echar al río a los recién nacidos hebreos.

Se propuso proteger al niño. Tenía que proveerle alimento y ocultarlo de su padre. Ahora entendía la aflicción de los hebreos. Entonces llegó la solución. Una niña hebrea le propuso conseguirle una nodriza. Ella no lo sabía, pero aquella niña era la hermana de su hijo. Y la nodriza sería la madre biológica de… Moisés, el niño sacado de las aguas. Y aceptó. La niña trajo a su madre, que fue contratada como nodriza.

El niño destinado a la muerte ahora tenía dos madres: una rica en bienes materiales, la otra pródiga en leche; ambas ricas en amor. La madre hebrea disfrutó al niño durante doce años. Luego, ellas volvieron a llorar juntas, una al darle la bienvenida, la otra al despedirlo. Y ese niño llegó a ser príncipe de dos pueblos: Egipto e Israel. Sirvió a dos patrias, y correspondió a sus dos madres, a la egipcia que lo puso a un paso del trono, y a la hebrea que lo crió ante el altar de Jehová.

La manera en que Jocabed protegió a Moisés es digna de emulación. Y el acto de la faraona que adoptó al hijo ajeno, habla de una mujer cuya nobleza de alma superó a la del linaje. Madre solo hay una. En algunos casos dos. Gracias, oh Dios, por la maternidad.— Esmirna Bush.

DEVOCIÓN MATUTINA PARA LA MUJER 2015

Jardines DEL ALMA

domingo, 19 de julio de 2015

Imágenes de la Semana

Acá les dejo este Post con todas las imágenes con mensajes
usadas en todas mis paginas Web...
Espero que les guste y les puedan ser de Bendición.








El Poder de la Oración - ¿Cuán poderosa es?


El poder de la oración no debe ser subestimado. Santiago 5:16-18 declara, “...


La oración eficaz del justo puede mucho. Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió en la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dió lluvia, y la tierra produjo su fruto.” Dios definitivamente escucha las oraciones, responde a las oraciones y se mueve en respuesta a las oraciones.

Jesús enseñó, “...porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá y se pasará; y nada os será imposible.” (Mateo 17:20). 2 Corintios 10:45 nos dice, “porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.” La Biblia nos urge “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos.” (Efesios 6:18)



El Poder de la Oración - ¿Cómo me aprovecho de él?
El poder de la oración no es el resultado de la persona orando. Por el contrario, el poder reside en el Dios a quién oramos. Juan 5:14-15 dice, “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” No importa quién esté orando, la pasión en la oración, o el propósito de la oración – Dios responde a las peticiones que están de acuerdo con su voluntad. Su repuesta no siempre es sí, pero siempre es en nuestro mejor interés. Cuando nuestros deseos se alinean con Su voluntad, lo entenderemos en su momento. Cuando oramos apasionadamente y con propósito, de acuerdo con la voluntad de Dios, ¡Dios responde poderosamente!






¿Que Ha Hecho Dios En Tu Vida? ♥

✿ Suscribete y Recibirás mis Actualizaciones ✿